Por Ávila se estrena en las Cortes pidiendo información sobre los operativos de extinción de incendios

El procurador de Por Ávila en las Cortes, Pedro Pascual, hablando con bomberos durante los incendios de los últimos días.

El partido amarillo quiere saber si la Junta de Castilla y León cuenta con los medios suficientes para apagar los fuegos que pueden suceder en la provincia a lo largo del verano.

La formación Por Ávila formulará una pregunta por escrito en las Cortes de Castilla y León sobre los incendios registrados en las localidades abulenses de Pedro Bernardo, Gavilanes y El Arenal.

 

Según ha informado en un comunicado el procurador de Por Ávila, Pedro Pascual, su formación formulará una pregunta por escrito al consejero de Fomento y Medio Ambiente en funciones, Juan Carlos Suárez-Quiñones, para conocer los medios del servicio de extinción de incendios de la Junta de Castilla y León así como los existentes en virtud de convenios con el Gobierno de España a lo largo de todo el año.

 

Pascual acudió la semana pasada a la zona afectada por el incendio acompañado por los diputados provinciales de Por Ávila Ángel Jiménez, Carlos González, Alberto Encinar y Carlos Jiménez para trasladar su apoyo y solidaridad a los vecinos afectados.

 

La formación ha valorado la labor de todos los profesionales del servicio de extinción de incendios, desde retenes a agentes medioambientales o ingenieros, pero ha lamentado la falta de previsión y de adaptación de la Administración regional que, a pesar de la ola de calor y las circunstancias ambientales, mantuvo el 1 de julio como día de entrada en vigor del dispositivo en su totalidad.

 

A este respecto, Por Ávila recuerda que la vertiente sur de Gredos, como el Valle del Tiétar, es una "zona recurrente desde hace décadas" en incendios forestales, por su clima cálido y seco y por su orografía, con pendientes abruptas y de difícil acceso que aumentan el riesgo de fuegos y que dificultan las labores de extinción.

 

Asimismo, la formación política ha hecho hincapié en la necesidad de desarrollar una eficaz gestión forestal a lo largo del año, con trabajos selvícolas que reducen el riesgo de incendios durante el verano.