Por Ávila exigirá a los gobiernos central y autonómico culminar el proyecto de El Prado

El presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, y el alcalde de Ávila, Jesús Manuel Sánchez Cabrera.

Pedirá en el pleno del mes de enero que el Gobierno de España y la Junta de Castilla y León impulsen y culminen el proyecto del Museo del Prado en Ávila, además de mostrar su apoyo a las víctimas del terrorismo y a la deslegitimación al proyecto político de los terroristas.

Esta formación recordará, en una moción que defenderá en el pleno que tendrá lugar el viernes, que la sociedad abulense lleva dos décadas esperando que la sede del Museo del Prado sea una realidad. “El proyecto del Museo del Prado en Ávila comenzó hace más de 20 años y acumula numerosos retrasos, con idas y venidas que, además, han supuesto cambios sustanciales en la concepción del proyecto”, señala la moción de Por Ávila.

 

Un escrito en la que también se reprocha a los sucesivos gobiernos central y autonómico que se hayan ido postergando las fechas y que, a fecha de hoy, siga hablándose de un proyecto del que “se desconoce tanto su puesta en marcha como sus características”, porque ha pasado de ser subsede de El Prado a una sala de 300 metros cuadrados con obras de esta pinacoteca y nueva sede del Museo de Ávila.´

 

Así, esta formación instará a la Junta de Castilla y León y al Gobierno de España a impulsar “de manera decidida” el proyecto, de tal manera que “sea lo más ambicioso posible” y “se convierta en realidad a la mayor brevedad”.

 

Víctimas del terrorismo

También el Grupo Político Por Ávila llevará al pleno del mes de enero una moción trasladada por la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) de Castilla y León en apoyo a las víctimas del terrorismo y a la deslegitimación al proyecto político de los terroristas.

 

Por ello, pedirá reforzar el consenso político que hizo posible la unión de la sociedad española frente a la violencia terrorista en cualquiera de sus formas, así como reforzar el acuerdo político que “debemos mostrar de manera inequívoca” en apoyo a las víctimas del terrorismo. También se pide rechazar de plano los objetivos y argumentos políticos que los terroristas utilizaron para justificar sus crímenes y rememorar el protagonismo del pueblo español y del Estado de Derecho en el fin de ETA, además de rechazar “la más mínima valoración positiva en torno a la aportación a la paz de cualquier terrorista convicto”.