Por Ávila asegura en las Cortes que saber “cuánto y cuándo” es fundamental para el Plan Ávila

Pedro Pascual, procurador de Por Ávila en las Cortes.

El Procurador de Por Ávila en las Cortes, Pedro Pascual, pregunta “por fechas y números” en relación al Plan Ávila

El Procurador de Por Ávila en las Cortes, Pedro Pascual, ha preguntado “por fechas y números” en relación con el Plan Ávila: “ahora que ya tenemos el compromiso firme de que el Plan sigue adelante, necesitamos concretar un presupuesto y una fecha para un encuentro”.

 

De este modo, Pedro Pascual ha asegurado, en la comisión de Empleo e Industria, celebrada esta tarde en la sede del parlamento autonómico, que “una vez que tenemos el compromiso firme del Consejero”, lo que el Plan Ávila necesita es un presupuesto y una fecha “para fijar prioridades”.

 

En este sentido, el procurador abulense ha destacado que el Plan Ávila “va a ser un revulsivo muy importante” y ha recordado que “Ávila necesita desarrollo industrial, empleo”. Así, Pascual ha subrayado la importancia de que Ávila cuente con un plan a medio y largo plazo “que de estabilidad a nuestra provincia”.

 

Durante su intervención, Pedro Pascual también se ha referido al turismo como “motor económico de la provincia” y ha pedido que las medidas de la Junta para paliar los efectos de la COVID-19 tengan en cuenta establecimientos como los bares, “que se quedan fuera de muchas medidas y también dependen del turismo para sobrevivir”, ha explicado el procurador.

 

En la misma línea, Pascual ha reflexionado sobre la importancia del pequeño comercio para la economía abulense y, en este punto, ha hecho mención especial al comercio del medio rural, del que ha dicho que “también necesita incentivos para su supervivencia”.

 

“La estrategia no puede ser igual en una gran ciudad que en el ecosistema rural”, ha apuntado el procurador, al tiempo que ha asegurado que “tenemos que apostar por la economía circular, que contribuye al crecimiento económico y genera empleo”. Finalmente, Pascual se ha referido, también, a la planta de Nissan en Ávila y a las declaraciones “tranquilizadoras” por parte de la Junta de Castilla y León.