Podemos pregunta en el pleno de las Cortes sobre las condiciones laborales de los trabajadores de telemarketing

Isabel Muñoz, procuradora de Podemos en Castilla y León (Foto: T. Navarro)

Isabel Muñoz, procuradora de la provincia de Salamanca por Podemos, asegura que viven una "los trabajadores del sector del telemarketing de Castilla y León viven en una situación de semiesclavitud, el 60 por ciento de ellos mujeres".

Isabel Muñoz, procuradora de la provincia de Salamanca por Podemos, denunció en el pasado pleno de las Cortes de Castilla y León la "situación de semiesclavitud de los trabajadores del sector del telemarketing de Castilla y León, el 60 por ciento de ellos mujeres, en el que la política de las empresas es obtener los mayores rendimientos económicos y laborales en el menor tiempo posible".

 

"En buena medida hay que buscar el origen de la actual situación en la indigna reforma laboral que hizo el Partido Popular hace cuatro años la cual sirvió para reducir las condiciones laborales de estos trabajadores contratados hasta la semiesclavitud: los contratos son ampliados cada semana, o cada quince días, según los criterios de la empresa, con sueldos que oscilan entre los 400 y 500 euros y sin calendario fijo, haciéndoles imposible la compaginar ese empleo con otros que les ayuden a subsistir", asegura.


"Además, estos ya no son primeros empleos, ahora lo son para todo tipo de personas; cuando estos trabajadores cumplen dos años de concatenación de contratos, en fraude de ley, las empresas los ponen en la calle; cuando hay requerimientos de la Inspección de Trabajo les amenazan con hacerles un ERE, o con llevarse la empresa al Tercer Mundo. Mientras la inspección de trabajo, dependiente de la Consejería de Empleo no sanciona, se limita a la mediación para que la situación de precariedad e inseguridad laboral no trascienda", añade.


"Tras un periodo de formación de tres semanas, tiempo durante el cual no se remunera la dedicación de los trabajadores, éstos se encuentran con un empleo en el cual se detectan altos porcentajes de angustia, estrés y ansiedad, que cuando acumulan varias bajas por motivos de salud corre serio riesgo su permanencia en la empresa y que tienen graves problemas para conciliar la vida familiar y laboral a pesar de que la mayoría son mujeres".


El caso del 112
 

"La empresa que gestiona el servicio 112 está despidiendo a trabajadoras y trabajadores de tiempo ya consolidado para fomentar la política de contrataciones a tiempo parcial a través de Empresas de Trabajo Temporal (las subcontratas de la subcontrata). A los trabajadores de este servicio público se les han llegado a deber hasta 4.000 horas, mientras que en las rondas antiestrés, no se cubren las bajas o las excedencias y que cuando lo hacen es a tiempo parcial", denuncian desde Podemos.


"Pérdida de llamadas por una mala planificación del personal y no cumplir el requisito obligatorio de los idiomas (inglés, francés, portugués y alemán) son sólo algunas consecuencias debidas a que no hay un seguimiento consecuente por parte de la Junta de Castilla y León", finaliza.