Piden a la Gerencia de Salud de la Junta que "actúe de forma urgente" ante la exposición al gas radón de sus trabajadores

E.P.

Este gas es la segunda causa de cáncer de pulmón después del tabaco

La Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO en Castilla y León ha comenzado una campaña de información sobre la exposición al gas radón en los centros de trabajo dependientes de la gerencia regional de salud y ha remitido un escrito a la consejera de sanidad solicitando que se tomen las medidas oportunas para minimizar los riesgos de exposición en aquellos lugares donde la concentración de este gas está por encima del nivel de referencia.

 

El radón es un gas de origen natural. No tiene olor, color, ni sabor. Se genera a través de la desintegración radiactiva natural del uranio, que está presente de forma natural en suelos y rocas de composición granítica. Es un gas que provoca la segunda causa de cáncer de pulmón después del tabaco. De hecho, la probabilidad de que el radón provoque cáncer de pulmón es mayor en personas que fuman.

 

De hecho, la presencia de este gas al aire libre no presenta un problema porque la concentración no suele alcanzar niveles altos. Sin embargo, tiende a concentrarse en edificios e instalaciones cerradas y con deficiente o escasa ventilación: centros salud o consultorios locales.

 

El radón se filtra a través de grietas en los suelos o en la unión del piso con las paredes, espacios alrededor de las tuberías o cables, pequeños poros que presentan las paredes o por los sumideros o desagües. Por lo general, el radón suele alcanzar concentraciones más elevadas en espacios habitables que están en contacto directo con el terreno.

 

Por lo tanto, en este sector hay más riesgo de exposición en los Consultorios de Atención Primaria ya que permanecen más tiempo cerrados y las concentraciones pueden resultar más elevadas.  En Castilla y León existen 994 Centros de trabajo ubicados en Zona I, que son zonas en las que los niveles de concentración de radón se sitúan entre 1 y 2 veces los valores de referencia y 678 Centros de trabajo en Zona II, que son aquellas en las que los niveles de concentración de radón superan al menos 2 veces los valores de referencia.

 

Según este sindicato existe una normativa que trata de minimizar el problema de exposición a este gas considerado como “cancerígeno para los seres humanos”. Concretamente dicha normativa, en el caso de nuestra Comunidad, obliga a las empresas a declarar en la Consejería de Industria, aquellos lugares de trabajo, subterráneos o no subterráneos, en áreas identificadas por sus valores elevados de radón.

 

Desde la Federación de Sanidad y sectores Sociosanitarios de CCOO proponen a la Gerencia Regional de Salud que en el caso de que se hayan realizado mediciones de concentración de radón, se les faciliten los datos obtenidos, así como la relación de posibles medidas para reducir la concentración de dicho gas.

 

También que en el caso de que no se hayan realizado las obligatorias mediciones de concentración de radón, que se adopten las medidas necesarias para que se realicen este tipo de mediciones con la mayor urgencia. En el caso de que se superen los 300 Bq/m3, (nivel de referencia de concentración que establece la Directiva 2013/59/EURATOM), se adopten las medidas técnicas oportunas y necesarias para reducir las exposiciones.

 

Para este sindicato, es es "de vitar importancia" proteger la salud de los trabajadores. Para ello disponen de un listado de las localidades donde puede estar presente dicho gas, por lo que en los próximos días comenzarán una campaña informativa con el fin de minimizar el posible riesgo.