Peugeot 208: en lo más alto

La firma francesa revoluciona el segmento B con el nuevo 208, un modelo que marca la diferencia en cuanto a diseño, tecnología, equipamiento y calidad.

Con un estilo que nos recuerda en parte al mítico 205, el nuevo 208 entra en escena con mucha fuerza para imponerse en una categoría que siempre ha sido muy competida. Sus niveles de calidad son tan altos en todos los apartados que, el nuevo 208, tiene argumentos más que de sobra para superar a modelos catalogados priemium como el Audi A1 o el MINI de BMW.

 

Su carrocería, que es más larga, ancha y baja que la del modelo precedente, ofrece una apariencia musculosa y con mucho estilo. En la versión GT Line, que es el acabado que luce nuestra versión de pruebas, ofrece llantas de 17” bitono diamantadas, una calandra específica, faros full LED con corrección de intensidad automática y cánulas de escape cromadas.

 

HABITÁCULO FUTURISTA DE GAMA ALTA

 

El interior nos recibe con una puesta en escena resulta espectacular. Como es habitual en los modelos de Peugeot de última hornada, el conductor tiene ante sí el denominado i-Cockpit que, en el caso de este 208, es de nueva generación. La principal novedad es la introducción de un nuevo cuadro de instrumentos en tres dimensiones que proyecta parte de la información como un holograma. Adicionalmente, hay otra pantalla táctil que puede ser de 5, 7 o 10 pulgadas, según el nivel de acabado o las opciones elegidas, que nos ofrece mucha más información.

 

El volante de reducido tamaño y basado en el diseño de los coches de competición, es un elemento que nos gusta mucho por lo manejable que resulta. También nos ha gustado el funcionamiento del mando del cambio, que es muy intuitivo a la hora de utilizarlo. Además, para gestionar esta transmisión automática de 8 velocidades, disponemos de unas levas detrás del volante que resultan muy accesibles.

 

Los materiales y correspondientes acabados ofrecen unos elevados niveles de calidad y unas uniones entre elementos muy bien cuidadas. Todo da una sensación de solidez real muy elevada, sin crujidos ni movimientos entre piezas. En el caso de la versión deportiva GT Line, encontramos decoraciones de tipo carbono en el salpicadero y en las puertas. También hay elementos decorativos que dan mucho empaque a todo el habitáculo, como las inserciones lacadas en negro y cromado y los originales pespuntes en color ’ Verde Adamite’ ubicados en el volante, en las puertas, en los asientos y en la zona más visible del salpicadero.

 

Cuando nos situamos a los mandos, tenemos la clara sensación que estamos ante un coche de corte deportivo. Las amplias regulaciones del asiento y el volante nos permiten ir en una posición muy baja si así lo deseamos. Los asientos, por su parte, también contribuyen a sentirnos muy integrados; ofrecen un tapizado de calidad, recogen muy bien el cuerpo y están muy bien construidos.

 

El 208 es el coche más práctico de la categoría; tiene una zona específica muy bien diseñada para acoger un smartphone y una gran variedad de compartimentos para guardar los pequeños objetos del día a día. En las plazas delanteras, hay un amplio hueco bajo el reposabrazos que se encuentra entre los asientos delanteros y un ingenioso compartimento en la consola central que puede ocultarse y permite cargar el smartphone por inducción con total seguridad. La parte trasera de su tapa está diseñada para poder colocar un teléfono móvil en posición abierta, una zona vacíabolsillos de fácil acceso delante de la palanca de cambios y una guantera suficientemente amplia. En las plazas posteriores, disponemos de dos tomas USB (en las delanteras hay una USB y otra de tipo C) y redes detrás del respaldo de los asientos delanteros.

 

El nuevo Peugeot 208 dispone de una gama completa de motorizaciones térmicas de última generación que cumple la norma Euro6.d, en los motores gasolina, y Euro6.d-temp en el diésel. En lo que constituye una oferta única en el segmento B, los motores PureTech 100 y 130 están disponibles con la caja de cambios automática de 8 velocidades EAT8. 

 

UNA COMPLETA OFERTA DE MOTORES Y NUEVA PLATAFORMA

 

Nosotros, gracias a BEYCAR, hemos podido conducir la versión de gasolina de 130 CV asociada a la transmisión automática de 8 velocidades EAT8 y al acabado deportivo GT Line. El pequeño Puretech sobrealimentado de 1.2 litros es una delicia por lo progresivo que resulta y las prestaciones que nos regala. Asociado al cambio automático, damos un salto de calidad para que el confort de marcha y el agrado de conducción salgan ganando en todo tipo de circunstancias.

 

El 208 dispone de tres modos de conducción que intervienen en la respuesta del acelerador, el funcionamiento del cambio, el sonido del motor y el tacto de la dirección. El modo Sport es el más recomendable si se quiere disfrutar de una conducción más ágil y placentera sin interferir negativamente en el confort de marcha. Por su parte, con los perfiles Normal y ECO, podemos conseguir un consumo de carburante más ajustado. Y ya que hablamos del consumo, debo decir que este 208 nos regala un consumo ponderado de unos 6,6 litros a los 100 kilómetros.

 

El nuevo Peugeot 208 está construido sobre la base de la última generación de plataformas de Groupe PSA: la CMP (Common Modular Platform). Esta plataforma, que está desarrollada exclusivamente para los modelos de los segmentos B y C del grupo, es modulable en lo que se refiere a dimensiones y motorizaciones, además también está adaptada para albergar a diversos tipos de energía térmica (gasolina/diésel) o eléctrica.

 

Gracias a la introducción de esta nueva base mecánica, se consigue que el 208 emita menos CO2 gracias a su menor peso, sea más aerodinámico, tenga menor resistencia a la rodadura y ofrezca una optimización de las cadenas de tracción. Otro de los beneficios de esta nueva plataforma, es que permite adoptar nuevos elementos de ayuda a la conducción, algo en lo que este coche destaca especialmente.

 

Pero si por algo destaca este Peugeot 208, es por su magnífico comportamiento. La enorme calidad de las suspensiones permite sentir que estamos ante un coche de una categoría muy superior. De hecho, no hay un modelo equivalente en su segmento que tenga el agarre y la estabilidad del utilitario francés.

 

UNA AUTÉNTICA REFERENCIA

 

El equipamiento del nuevo 208 supone una referencia en su segmento. En cuanto a ayudas a la conducción se refiere no tiene rival, pues incorpora tecnologías como el Active Safety Brake con cámara y radar, alerta de riesgo de colisión, alerta activa de cambio involuntario de carril, control de crucero adaptativo con función Stop & Go, sistema Lane Position Assist (LPA), asistente de estacionamiento con visión cenital, encendido automática de luces, reconocimiento de señales con recomendación de velocidad, sistema activo de vigilancia de ángulo muerto (esta función está disponible desde 12 Km/h) y freno de estacionamiento eléctrico.

 

En el apartado de la conectividad, el 208 equipa la función Mirror Screen compatible con Apple CarPlay y Android Auto, recarga por inducción para el smartphone, hasta cuatro tomas USB disponibles (una de ellas de tipo C) y navegador 3D conectado TomTom Traffic (ofrece información sobre la situación del tráfico en tiempo real).

 

El nuevo Peugeot 208 se puede ver y probar en BEYCAR, concesionario oficial de Peugeot en Valladolid situado en Av. Madrid, nº 22. El modelo de acceso se puede adquirir desde 13.200 euros.