Pedro Sánchez llega tarde a la Cumbre Hispano-Lusa a la que viajó en helicóptero para no pisar una A-62 aun sin finalizar

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con el primer ministro portugués, Antonio Costa, en la XXXI Cumbre Hispano-Lusa

Los dos helicópteros de la comitiva española tuvieron que aterrizar a 20 kilómetros de Guarda. 

La XXXI Cumbre Hispano-Lusa ha arrancado pasadas las 10.30 horas --una hora más en España-- de este sábado en la localidad portuguesa de Guarda, tras la llegada del presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, y diez miembros de su Ejecutivo, con una hora de retraso por las nubes que había sobre la zona, que han obligado a modificar sus planes de aterrizaje.

 

La delegación española, que ha viajado a Portugal en dos helicópteros, ha tenido que aterrizar a unos 20 kilómetros de Guarda, en la localidad de Aldeia Viçosa, por la densidad de las nubes con la que ha amanecido la región transfronteriza que acoge esta cumbre, que tiene como objetivo centrase precisamente en el desarrollo de las localidades cercanas a la frontera.

 

Hasta la llegada de Sánchez, el primer ministro portugués, Antonio Costa, ha esperado a su homólogo tomando un café en la cafetería ubicada en la plaza de la Alameda de Santo André, junto al alcalde de Guarda, Carlos Chaves Monteiro.

 

Si hubiera viajado en coche habría tenido que transitar por carreteras salmantinas, en concreto cruzando la frontera salmantina de Fuentes de Oñoro y la ciudad de Guarda ue distan solo 37 kilómetros, pero a día de hoy no se puede hacer todo el trayecto por autovía. La parte española está terminada, pero no se puede poner en servicio hasta que acabe la parte portuguesa, un tramo de 3,5 kilómetros que unirá la A-25 lusa con la A-62. Esto constituye un tapón que, en lo que refiere a la parte española, impedirá que Sánchez haga todo el trayecto por autovía, aunque no se sabe si el presidente del Gobierno hará su viaje por carretera o en avión.

 

El trayecto de la A-62 se interrumpe antes de llegar a la frontera portuguesa, el único punto en el que el trayecto sigue por carretera desde Irún hasta Aveiro, y uno de los pocos 'embudos' de este tipo que hay en todas las conexiones fronterizas europeas. El tramo consta de 5.020  metros y están abiertos 1.850 desde noviembre de 2019, faltando más de tres kilómetros que están hechos, pero que no se han puesto en servicio y hacen imposible que el trayecto se haga por completo por autovía.

 

 

Comentarios

Sinvergüenzas 13/10/2020 19:07 #1
Lo próximo del dictador será viajar en una capsula espacial, como nuevo rico que es.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: