Pascual asegura que los profesionales están viendo miedo, "el obstáculo más grande para ir al trabajo"

Pedro Pascual, procurador de Por Ávila en las Cortes de Castilla y León.

El procurador de Por Ávila pone en valor el “esfuerzo y la actitud” de los profesionales sanitarios durante la COVID-19.

El procurador de Por Ávila, Pedro Pascual, médico de profesión, ha asegurado este lunes en una emocionada reflexión en la Comisión de Sanidad de las Cortes de Castilla y León que los profesionales de la medicina están viendo "miedo" en su tarea para hacer frente a la pandemia de coronavirus que vive el país.

 

"Es muy duro, muy duro (...) es el obstáculo más grande para ir al trabajo, por nuestra gente por miedo a llevarles el bicho a casa", ha asegurado Pascual que, en su intervención con motivo de la comparecencia de la consejera de Sanidad, Verónica Casado, en esta comisión ha relatado su experiencia personal y profesional en las últimas semanas para diferenciar la repercusión de anteriores virus, como la gripe aviar, el Antrax, el Crimea-Congo o el Ébola, con la generada ahora por el COVID-19.

 

"De la muerte no se regresa, no va a ser fácil", ha sentenciado el procurador y médico de profesión quien, tras recordar que vivir es aprender a perder lo que se ha ganado, ha apelado al "poder de la esperanza y de las personas" en un llamamiento a la "lealtad" que, según ha aclarado, no se debe confundir con la docilidad.

 

"Es el momento de ser generosos", ha reclamado también Pascual que ha evidenciado la dificultad de trabajar con los EPI (equipos de protección individual) y ha aprovechado la ocasión para reivindicar especialmente la importancia de la Atención Primaria que ha pedido potenciar porque es "la puerta de entrada al sistema" y la "barrera de contención".

 

Heroes contra el virus

 

"No seré yo la que diga que no", ha respondido en su turno de réplica la consejera de Sanidad que ha admitido que el primer golpe entre los profesionales se vivió ahí ante lo que ha refrendado la "heroicidad" con la que han actuado todos los profesionales en la lucha contra un virus que "no es un enemigo pequeño sino muy grande".

 

También ha sido tajante al reconocer en esta Comisión de Sanidad que los hospitales de Soria y de Segovia han sufrido "una barbaridad". Casado ha agradecido a todos los grupos la unidad de acción desde el convencimiento de que no se puede tener "una guerra en una guerra" y ha reconocido que cuando se solucione "el tsunami virológico" habrá que reflexionar sobre los "temas a reconstruir", entre los que ha citado lo sociosanitario y la gestión de las residencias que "ha hecho aguas".

 

En su intervención Pascual ha evidenciado el "colapso total del sistema" y la falta de material, como mascarillas o respiradores; ha reclamado más recursos desde el convencimiento de que el sistema no está para obtener beneficios "sino para beneficiar la atención sanitaria"; ha criticado la "politización" de algunas decisiones en la lucha contra la pandemia y ha rechazo en todo momento hablar en términos de guerra "aunque se esté haciendo medicina de guerra". En este sentido, ha defendido el papel de las Fuerzas Armadas "perfectamente preparadas y cualificadas ante un incidencia biológico".

 

Reparto de mascarillas

 

Por otro lado, Pascual, ha preguntado sobre la posibilidad de que la Junta reparta mascarillas, al igual que ya lo están haciendo otras comunidades autónomas.  

 

El procurador de la formación amarilla ha sugerido que, puesto que aún no se disponen de test suficientes, sería una “posibilidad totalmente válida”.  

 

Además, Pascual ha asegurado que lo “ideal” sería que el Gobierno autonómico estableciese unos criterios uniformes en todo el territorio sobre el uso y distribución de las mascarillas, con el objetivo de evitar desigualdades a la hora de recibir este tipo de material de protección. 

 

El procurador abulense lo ha puesto de manifiesto en la comisión de Sanidad, donde también ha recordado que “lo más importante es lavarse las manos con frecuencia y mantener la distancia de seguridad”.