Parche y agravio comparativo

Artículo de opinión de Julio Collado Nieto.

Hay noticias que, de puro buenas, nadie cuestiona. Pasa en estos días con el Convenio firmado entre la Junta de CyL y Madrid sobre los viajes públicos entra ambas Comunidades. En esencia, han firmado el poner dinero público para que a los viajeros abulenses y segovianos se le reduzca el coste a menos de la mitad. Dicen que para fijar población; sin detenerse a pensar si el trabajar en un sitio y dormir en otro, es realmente fijar población o fijar dormitorio. Parece más razonable luchar, cosa que no se hace desde las Administraciones Públicas, para que los trabajadores y trabajadoras puedan vivir donde nacen y quieren. Para que puedan llevar a sus retoños al cole y puedan recogerlos y jugar con ellos antes de acostarse; y no pierdan tantas horas de su ocio en el camino, sea en carretera o en vías férreas.

 

Para eso, se necesita que Ávila tenga industria y mejores comunicaciones públicas para todos, trabajen en Valladolid, Salamanca, Segovia, Toledo o en la Conchinchina. Y no contentarse con este parche que subvenciona los billetes de la huida. Además de un parche, es una injusticia porque el dinero público (7,5 millones pone la Junta de CyL) no debe subvencionar a unos trabajadores y a otros no.

 

Finalmente, no está claro que esta subvención sirva para fijar población. Como a nadie le apetece viajar diaria y permanentemente, terminarán viviendo allí en donde trabajan. Sobre todo, si son jóvenes porque están menos atados a familia y a edad. A la vista está: Ávila, cada vez más despoblada y más vieja. Así es que urge que tantas promesas de los gobernantes terminen cristalizando en más industrialización y mejores servicios públicos. Esto sí fijará población. Porque no será preciso viajar y viajar, emigrar y emigrar para poder vivir. Subvencionar el viaje solo es un parche y no puede esconder la renuncia a lo que importa: Trabajar y vivir en la tierra donde cada cual desea. Por eso y lo dicho antes, el Convenio es un parche y un agravio comparativo para muchos trabajadores y trabajadoras abulenses.