Países Bajos, a recuperar el nombre de la 'Naranja Mecánica' ante Austria, Ucrania y Macedonia
Cyl dots mini

Países Bajos, a recuperar el nombre de la 'Naranja Mecánica' ante Austria, Ucrania y Macedonia

Wout Weghorst

La selección de los Países Bajos regresa a una Eurocopa y lo hace con la intención de asemejarse a la gran 'Naranja Mecánica' que fue en el pasado partiendo ante  Austria y Ucrania, que pugnarían por seguir vivas, y una Macedonia del Norte que parte con exiguas opciones.

Seguro que la afición de la 'Oranje' espera mucho de su selección, que cuenta con grandes y múltiples jóvenes valores en busca de la confirmación continental, y poder así olvidar el hecho de no haber estado presente en la anterior edición de la Eurocopa, en 2016. Un traspié que ya han solventado y que intentarán convertir en éxito con Frank de Boer al mando en el banquillo, tras coger el relevo de un Ronald Koeman que renunció a vivir esta Euro para tomar las riendas del FC Barcelona.

 

En la fase de clasificación, solo cedieron una derrota y un empate en ocho jornadas, con 24 goles a favor por 7 en contra, siendo segundos por detrás de Alemania. Difícil será emular a esa 'Naranja Mecánica' de 1974 diseñada por Rinus Michels y ejecutada en el verde por Johan Cruyff o Johan Neeskens o a la campeona en 1988 con Ruud Gullit y Marco van Basten; un fútbol de diseño con la peculiaridad de calar hondo en aficionados neerlandeses y rivales. Un fútbol ofensivo y espectacular, que bien pudo sembrar la semilla del 'Dream Team' blaugrana de Cruyff, ya como técnico, en el Barça.

 

Y blaugrana fue De Boer, culé es Frenkie De Jong y, quien sabe, podría serlo Memphis Depay si fragua el interés de Koeman en él. Todas ellas piezas angulares de esta selección. No obstante, la portería presenta dudas, con el valencianista Jasper Cillessen apartado por el coronavirus. Tim Krul, del Norwich, y el veterano Maarten Stekelenburg (Ajax) optan a defenderla. Por delante tendrán una defensa de plenas garantías con Matthijs de Ligt (Juventus), Stefan de Vrij (Inter de Milán) o Natahan Aké (Manchester City), con laterales abiertos y ofensivos como Wijndal, Blind o Dumfries.

 

En la medular, mucha clase y oficio. La que aportan Frenkie de Jong (FC Barcelona), el prometedor Ryan Gravenberch (Ajax) o un Georginio Wijnaldum (Liverpool) que llega en segunda línea como nadie en la 'Oranje' y que es el segundo máximo goleador actual, por detrás de un Memphis Depay (Lyon) que es el ariete y hombre de moda, y que estará acompañado arriba por Donyell Malen (PSV) o Luuk de Jong (Sevilla).

 

AUSTRIA BUSCA HACER HISTORIA E IR A OCTAVOS

 

'Das Nationalteam' busca hacer historia y lo tiene a su alcance; le basta con superar una fase de grupos que ha sido su techo en 2016 y 2008 en anteriores Eurocopas. Con un equipo bastante sólido atrás, jugadores de peso en el 'Viejo Continente' y un grupo asequible si ganan la 'final' contra Ucrania, los austriacos confían en emular una sinfonía de aquellas que encumbraron antaño a los Mozart, Haydn, Schubert o Strauss, ilustres compatriotas.

 

Ahora, la batuta la lleva un alemán, Franco Foda, pero en el césped tiene a varios artistas de renombre, como el flamante fichaje del Real Madrid David Alaba o la perla Marcel Sabitzer, del Leipzig. Hay, de hecho, mucho jugador que destaca o ha crecido en la Bundesliga alemana, que se lleva la palma en cuanto a representación, en parte por el trampolín que representa el Red Bull Salzburg para el RB Leipzig, que aporta también a un ya recuperado Konrad Laimer que mueve de nuevo los hilos en el centro del campo.

 

Con el 4-2-3-1 por el que suele apostar Foda, Austria intenta que no la pillen con los pantalones bajados. Eso sí, la versatilidad de un David Alaba que puede jugar de central, de lateral o en el centro del campo por su calidad incuestionable, se traslada a un grupo que puede mudar de piel y que siempre, arriba, tiene mínimo a un faro.

 

Y es que Marko Arnautovic (Shanghai Port) y Sasa Kalajdzic pueden jugar como pareja ofensiva y entre ambos casi llegan a los 4 metros de altura. Bajarán balones, asistirán a los jugadores de segunda línea como Sabitzer, Laimer o Christoph Baumgartner (Hoffenheim), así como a Valentino Lazaro (Inter) o el veterano Julian Baumgartlinger (Leverkusen), que suele ejercer de metrónomo.

 

UCRANIA QUIERE MÁS PROTAGONISMO

 

La selección de Ucrania busca, y puede, dejar huella en esta Euro 2020. Con su antigua estrella Andriy Shevchenko en el banquillo, fueron ganadores del Grupo A con 17 goles a favor y solo 4 en contra para lograr el billete, e igualar ya, de momento, la fase de grupos de las dos anteriores citas. Estar en los octavos será su primer gran objetivo.

 

Los 'synio-zhovti' saben que, de momento, han estado en la palestra mediática por su camiseta, que tiene ribeteada la silueta del país con la península de Crimea, anexionada por Rusia en 2014 pero todavía reconocida internacionalmente como parte de Ucrania. Y no quieren que su 'eco' en esta Euro se limite a ello, y buscarán lograr un pase histórico a los octavos de final.

 

Coanfitriona en 2012, en su primera Euro, repitió experiencia en 2016 y ahora también en esta tercera, para ellos, Eurocopa. Y Shevchenko fue y es, por orden, capitán, técnico ayudante y primer entrenador. Y con él, por vía del contraataque y ofensivas certeras, su Ucrania es poderosa.

 

El heredero natural es Andriy Yarmolenko (West Ham), que aporta gol y veteranía, pero desde el extremo es Viktor Tsygankov (Dinamo de Kiev), este último la gran perla ucrania, quien aporta calidad y desborde, además de gol. Junto al centrocampista Ruslan Malinovskyi, del Atalanta, y Oleksandr Zinchenko (Manchester City), quizá sean los jugadores más técnicos y a tener en cuenta de una Ucrania lista para dar guerra.

 

MACEDONIA DEL NORTE BUSCA LA PROEZA

 

Este Grupo C lo cierra la debutante una Macedonia del Norte, que deberá ver alineados los astros para poder pasar a octavos de final. Pero los macedonios, como hiciera Alejandro Magno siglos atrás, buscan la conquista desde las sombras, desde prácticamente el anonimato inicial, con mucho a ganar y nada que perder en su estreno en una Euro.

 

Nunca antes han estado en una fase final de la Eurocopa. Esta vez, lograron el billete en la repesca tras ser terceros en el Grupo G, por detrás de Polonia y de una Austria a la que vuelven a ver. Entonces, perdieron los dos partidos ante los austriacos, ahora buscarán revancha para celebrar por lo alto que superaron a Kosovo y Georgia en los duelos clasificatorios para esta cita.

 

El seleccionador, Igor Angelovski, ya ha batido récords de longevidad en el banquillo macedonio, y busca que su aventura en la Euro le permita seguir imprimiendo páginas doradas. Cuenta con menor potencial y menor calidad que sus rivales, pero con un delantero contrastado como Goran Pandev, su capitán y gran referencia, y otro como Enis Bardhi, del Levante UD, que está ante su gran escaparate y es un portento en las faltas directas.

 

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: