Otro martes de platos rotos reclamando cambios en los cierres perimetrales
Cyl dots mini

Otro martes de platos rotos reclamando cambios en los cierres perimetrales

Concentración frente la Delegación Territorial de la Junta en Ávila este martes.

Los hosteleros abulenses han vuelto a pedir ayudas directas a las administraciones públicas.

Como cada martes desde hace unas semanas, la Federación Abulense de Hostelería de la CEOE Empresarios ha vuelto a concentrarse frente a las sedes de las administraciones públicas en la ciudad amurallada para pedir ayudas directas al sector y cambios en los cierres perimetrales decretados por los Gobiernos regionales.

 

Un día más, los hosteleros abulenses han vuelto a romper platos en la semana que se cumple el primer aniversario desde que la pademia por Covid se conviertiera en el único y principal asunto en el día a día de los españoles, una circunstancia a la que han hecho referencia tanto Fernando Alfayate, presidente de la Federación Abulense de Hostelería, como José Luis Iglesias, portavoz de la hostelería nocturna, y Alberto Rosado, secretario de la Federación Abulense de Hostelería.

 

Los manifestantes han recordado que, desde el inicio de la pandemia del Covid, un total de 100.000 empresas del sector han tenido que bajar la persiana. Además, calculan que un tercio de los establecimientos de hostelería que estaban abiertos en la provincia de Ávila no volverán a su actividad anterior.

 

Los hosteleros concentrados han hecho hincapié en la situación por la que atraviesan los empresarios con establecimientos nocturnos en la capital y la provincia abulense, definiendo la misma como de "total abandono" y denunciando que sean señalados como "la oveja negra de la hostelería para esta gente".

 

PRIMER ANIVERSARIO

 

Por último, la Federación Abulense de Hostelería de la CEOE Empresarios abulenses han leído un comunicado titulado 'Primer aniversario':

 

"Cuando hablamos de cumpleaños nos sale directamente “felicidades”, y es la única palabra que no recordamos en el ultimo año. 367 días después del comienzo de la pandemia, solo nos cabe recordar al ilustre don Álvaro Figueroa y Torres Mendieta, más conocido por su título de conde de Romanones, y parafrasear aquella expresión de “Qué tropa, joder, qué tropa”. Y no es para menos, visto lo acontecido en estos doce meses. Querer y no poder, tropelías varias y un sinfín de desaciertos que recordaremos como una época desdichada en la historia.

 

La frase es el alcaloide del pensamiento: con una frase se hiere y hasta se mata. Durante largo tiempo se recuerda y se repite, y la frase mas repetida ha sido y sigue siendo “Cerremos la hostelería”, sin consecuencia alguna, para aquel que repite la frase con la impunidad que le propicia su aforamiento. Porque la herida lleva ya un año abierta, y ha matado a muchos compañeros que no podrán estar a nuestro lado durante la recuperación del sector. Un sector valiente y digno de reconocimientos mayores que unas míseras ayudas, que solo se escuchan y nunca aparecen; como alma en pena que divaga entre despachos convulsos por la incapacidad de sus ocupantes y guerras de poder.

 

Formulas sencillas para resolver problemas complejos no las conocemos. Pero sí estamos convencidos de ser actores principales, y con nominación al Óscar, en la recuperación que necesita nuestro país.

 

Los discursos sin contradictor, en realidad no son discursos, sino sermones; sermonear es más fácil que discutir, porque es solo dogmatizar. Y estamos dispuestos a ser escuchados y, sobre todo, oídos y tomados en cuenta. Porque nuestro único dogma es el trabajo diario y la lealtad para con nuestros clientes.

 

Ustedes hagan la ley, y con nuestra ayuda preparemos juntos el reglamento, ese que nos permita convivir con la pesadilla de los últimos 367 días. Para que no se eternezca en tiempo y forma.

 

Los grandes espíritus se elevan más cuando se ven más caídos. Porque la desgracia es la piedra de toque de la grandeza del alma.

 

Comencemos a construir juntos y nunca olvidemos que el futuro no existe: existirá y lo escribiremos juntos. Siempre que comience por el respeto que merecemos, como españoles y trabajadores que somos".