Organizaciones de la Iglesia denuncian el aumento de las brechas de género en el mercado laboral
Cyl dots mini

Organizaciones de la Iglesia denuncian el aumento de las brechas de género en el mercado laboral

Manifestación del 8-M en la plaza de Santa Teresa de Ávila, con motivo del Día de la Mujer, en 2019. (Foto: Archivo).

Con motivo de la celebración del Día de la Mujer el próximo 8 de marzo.

La Juventud Obrera Cristiana (JOC) y la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC) han hecho un llamamiento a que la comunidad cristiana se comprometa a seguir construyendo una “igualdad real”.

 

La pandemia está teniendo un fuerte impacto en las mujeres, que incrementa las cifras de desempleo, los contratos a tiempo parcial o su presencia en la economía informal. "Especialmente precarias son las condiciones de las mujeres jóvenes, que duplican los datos de parcialidad respecto a los hombres", explican desde ambas organzaiciones.

 

También se ha producido un auge de la trata con fines de explotación laboral, solo por detrás de la explotación sexual. “Mujeres traídas bajo promesas de un trabajo digno, cuando lo que les espera es una situación de esclavitud y amenazas continuas”, aseguran en el manifiesto con motivo del 8 de marzo. Por ello, la HOAC y la JOC abogan por “el establecimiento de los controles e inspecciones oportunas en los lugares de trabajo para asegurar que se cumplan las leyes contra la trata de personas”.

 

Conciliación familiar

 

Para estos movimientos de trabajadoras y de trabajadores cristianos, “la conciliación familiar sigue siendo un "asunto pendiente". Consideran que la fórmula del teletrabajo que se ha extendido con la crisis sanitaria, puede convertirse en “un arma de doble filo para las mujeres”, por el incremento en la carga de las tareas domésticas y de cuidados, así como por la pérdida en las relaciones laborales comunitarias.

 

Ambas entidades entienden que para que se extienda la corresponsabilidad, es necesario “promover una educación basada en valores de igualdad, respeto, solidaridad y complementariedad”. Además, apuestan por un profundo cambio del modelo económico y cultural que posibilite que "todas las mujeres tengan derecho a un trabajo digno".