Ocho razones para vacunarse de la gripe: Aún estás a tiempo

Foto: Europa Press

La epidemia de gripe se inició a finales de diciembre en España, casi mes y medio antes que el año pasado, y desde entonces el número de casos no ha parado de crecer de una semana a otra. Actualmente la tasa de contagios es de 138,17 casos por cada 100.000 habitantes, pero en algunas comunidades autónomas como Asturias la incidencia es seis veces mayor.

Ante este avance, la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas e Inmunología Clínica (SEIMC) recuerda que la vacunación es la forma más eficaz de prevenir la infección y sigue recomendándola, a pesar de que las comunidades autónomas iniciaron las campañas para proteger a su población el pasado mes de octubre.

 

Se recomienda fundamentalmente a las personas que tienen un mayor riesgo de presentar complicaciones en caso de padecer gripe, tales como aquellos mayores de 6 meses con enfermedades crónicas, personas con obesidad mórbida o algún tipo de inmunodeficiencia, mayores de 65 años y mujeres embarazas. Para estos casos, si todavía no se han vacunado, la SEIMC ofrece ocho razones para pedir cita en el centro de salud para hacerlo:

 

1. La gripe es una infección muy frecuente en Atención Primaria y en el hospital.

 

2. La gripe puede tener graves complicaciones en personas sanas y especialmente en personas con enfermedades subyacentes. Una de cada 4 personas con gripe atendida en el hospital tiene una neumonía, siendo la infección gripal la causa más frecuente de neumonías durante los meses de invierno.

 

3. Más de un tercio de las personas que tienen gripe tienen pocos o ningún síntoma. Sin embargo, las personas con enfermedad asintomática también transmiten la gripe.

 

4. La gripe es muy contagiosa. Se transmite por vía respiratoria (menos de 1 metro) y por contacto directo e indirecto. Con frecuencia los casos de gripe de pacientes hospitalizados son transmitidos en el hospital. Si un paciente tiene gripe, éste se la trasmitirá a uno de cada 4 profesionales sanitarios y a uno de cada 3 pacientes con el que tenga contacto.

 

5. La vacuna antigripal en los sanitarios está recomendada ya que reduce el riesgo de transmisión a los pacientes que atendemos y con ello las complicaciones y la muerte secundarias y además protege a los propios profesionales y a sus familiares del riesgo de contraerla y reduce las bajas laborales asegurando el cuidado de nuestros pacientes.

 

6. La cobertura vacunal mínima necesaria entre los sanitarios para proteger eficazmente a nuestros pacientes es del 60 por ciento.

 

7. Los profesionales sanitarios tenemos la obligación ética de prevenir la transmisión de enfermedades como la gripe a nuestros pacientes porque tenemos la responsabilidad de hacerles el bien y evitarles el daño.

 

8. La vacuna de la gripe es segura.