Nuevas rutas teresianas en la provincia con motivo del Año Jubilar

La Diputación y el Obispado de Ávila, en colaboración con varios ayuntamientos, pondrán en marcha nuevas rutas teresianas en la provincia en el marco de la celebración del primer Año Jubilar Teresiano, que se celebrará a partir de octubre de este 2017.

Además de la ya existente entre Ávila y Alba de Tormes, que recorre la comarca de La Moraña, al norte de la provincia, el objetivo que se han planteado las instituciones es poner en marcha tres rutas nuevas que discurran por el resto de la provincia y que atraviesen localidades relacionadas de alguna forma con Santa Teresa, tal como ha explicado el diputado responsable del Área de Cultura, Patrimonio, Juventud y Deporte, Eduardo Duque.

 

 

En todas las rutas, destaca el rico patrimonio cultural y natural con el que cuenta la provincia y, además, responden al requisito exigido por el papa Francisco para obtener la indulgencia plenaria con motivo del Año Jubilar, de recorrer 100 kilómetros hasta Ávila a pie, en bicicleta o a caballo, ha señalado el delegado diocesano para la organización del Año Jubilar Teresiano, Jorge Zazo.

 

Así, el primero de los itinerarios propuestos recorre 120 kilómetros y atraviesa una docena de municipios desde Becedas hasta Ávila, pasando por El Barco de Ávila, Piedrahíta, Mesegar de Corneja, Bonilla de la Sierra, Villanueva del Campillo, Vadillo de la Sierra, San Juan del Olmo, Ortigosa (Manjabálago), Muñico, Chamartín y Martiherrero. Entre ellos, se encuentran tres municipios que cuentan con la declaración de Conjunto Histórico o están en vías de obtenerla, como El Barco, Piedrahíta y Bonilla, pero también se localizan conjuntos arqueológicos como La Mesa de Miranda, en Chamartín.

 

La segunda ruta une Arenas de San Pedro y Ávila, tiene un recorrido de unos 118 kilómetros y atraviesa los municipios de El Arenal, Cuevas del Valle, San Martín del Pimpollar, Hoyos de Miguel Muñoz, Navalsauz, Mengamuñoz, Muñogalindo, Padiernos y El Fresno. En este caso, se aúna naturaleza y patrimonio cultural y religioso, con elementos como el convento de San Pedro de Alcántara, en Arenas de San Pedro; la calzada romana del puerto El Pico o las piedras pintadas de Ibarrola, en Muñogalindo.

 

En cuanto a la tercera ruta, recorre municipios del Alto Tiétar y la comarca de Alberche-Pinares, en un itinerario de unos 100 kilómetros que parte de Sotillo de la Adrada y atraviesa Casillas, El Tiemblo, Cebreros, San Bartolomé de Pinares, Herradón de Pinares y Tornadizos hasta Ávila. Este itinerario atraviesa enclaves naturales como el Valle de Iruelas, los puertos de Casillas o El Boquerón, sin olvidar atractivos del patrimonio abulense como los Toros de Guisando, en El Tiemblo, o el Museo de Adolfo Suárez y la Transición, en Cebreros. También enlaza esta ruta con el Camino de Santiago de Levante o del Sureste.

 

Aunque se espera que las peregrinaciones comiencen con mayor afluencia a partir del mes de abril de 2018, por la climatología de la provincia, tanto los ayuntamientos implicados como la Diputación y el Obispado de Ávila comenzarán en breve a trabajar en el marcaje y limpieza de senderos y espacios por los que discurrirán las rutas.