Nueva factura de la luz: estas serán las horas más caras y más baratas para el consumo
Cyl dots mini

Nueva factura de la luz: estas serán las horas más caras y más baratas para el consumo

Gráfico de horas 'valle', 'llano' y 'punta' del nuevo recibo de la luz

Evitar el consumo simultáneo de electrodomésticos, ajustar la potencia y huir de las horas 'punta', abaratará el recibo.

La nueva factura de la luz, que entra en vigor este 1 de junio y diseñada de la mano por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) y el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, incentivará un consumo más eficiente por parte de los consumidores, buscando que el importe del recibo final dependa más de cuándo que de cuánto se consume, con el traslado de los consumos a las denominadas horas 'valle'.

 

Así, los precios de los peajes y cargos serán diferentes entre los periodos horarios, tanto de potencia como de energía. En el caso de la potencia de lunes a viernes en los días laborables, la 'valle' irá de las 00.00 horas a las 07.00 horas, mientras que la 'punta' será de 08.00 horas a las 24.00 horas. En el caso de los fines de semana y festivos, el término potencia será 'valle' todo el día.

 

En lo que se refiere al consumo, se fijan tres tramos horarios: 'punta', 'llano' y 'valle'. El periodo 'punta', en el que el coste de los peajes y los cargos será más alto, estará comprendido entre las 10.00 y las 14.00 horas y las 18.00 y 22.00 horas; el tramo 'llano', con un coste intermedio, se situará entre las 08.00 y las 10.00 horas, las 14.00 y las 18.00 horas y entre las 22.00 y 00.00 horas; y la tarifa 'valle', la más barata de las tres, se ubicará entre medianoche y las ocho de la mañana y se aplicará durante todas las horas de los fines de semana y festivos.

 

De esta manera, este novedoso modelo con respecto al resto de países de Europa abre la puerta a ese abaratamiento en el recibo de la luz de los consumidores por medio de unos comportamientos eficientes en el consumo e incentivando trasladar los consumos de electricidad desde las horas de máxima demanda eléctrica ('puntas') a las de menor uso ('valle'), lo que reducirá la necesidad de llevar a cabo nuevas inversiones en redes.

 

En este sentido, destacan que más del 50% de las horas del año son de las denominadas 'valle', donde el consumo es un 95% más barato que en 'punta'.

 

A este respecto, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) estima que desplazar el consumo de los principales electrodomésticos desde las horas punta hasta las horas 'llano' o 'valle' puede suponer 130 euros de ahorro anual en la factura eléctrica.

 

Asimismo, la CNMC entiende que estos ahorros en la factura pueden ser mayores todavía ajustando esa potencia de 'punta' y 'valle' a la nueva estructura de peajes y cargo y con medidas como evitar simultanear consumos, es decir, intentar no encender varios aparatos a la vez (por ejemplo, lavadora y cocina o plancha), que podrían inducir un ahorro de entre 200 y 300 euros anuales para un consumidor con alto equipamiento eléctrico, lo que le permitirá ajustar la potencia contratada, o cargar el vehículo eléctrico por la noche.

 

De esta manera, el regulador estima que trasladar 500 watios (W) de la potencia contratada del periodo de 'punta' al 'valle' y el 10% del consumo del periodo de punta a los periodos 'llano' y 'valle' puede suponer para el consumidor un ahorro en el componente regulado de la factura superior al 15%, con un abaratamiento en el recibo de en torno al 7,5%.

 

Otro ejemplo de ahorro para el regulador es una acción tan cotidiana como el planchado, cuyo traslado fuera del periodo 'punta' a 'llano' puede disminuir en 38 euros al año su coste.

 

En lo referente a qué debe hacer cada consumidor a partir de junio, en el caso de los consumidores de PVPC, las comercializadoras de referencia aplicarán los nuevos peajes y cargos por periodos horarios.

 

EL COMERCIALIZADOR DEL MERCADO LIBRE DEBERÁ TRASLADAR LA VARIACIÓN.

Para el mercado libre, el comercializador deberá adaptar el precio del contrato para trasladar la variación del componente regulado de la factura, pero puede decidir la forma en cómo lo traslada.

 

Con el nuevo modelo, el consumidor doméstico no deberá elegir peaje ni cargo, aunque sí que tendrá que ir adaptando sus potencias contratadas y sus pautas de consumo a los nuevos periodos horarios. A este respecto, por defecto su potencia en cada periodo es la que tiene contratada actualmente, aunque va a poder modificar dos veces las potencias en el año y va a tener información de sus potencias máximas por periodos horarios en su factura.

 

En el caso de que esté en el PVPC con derecho al bono social, la potencia no será superior a los 10 kilovatios (kW) en ninguno de los periodos horarios.

 

Por otra parte, la CNMC va a desplegar diversas acciones con el objetivo de que el consumidor esté "formado e informado" de cara a maximizar este nuevo modelo de factura de la luz.

 

En este sentido, ya cuenta con una guía para entender los nuevos peajes en su web, con ejemplos para los consumidores tipo de cómo puede optimizar su factura, y en los próximos meses, en torno a finales de verano, prevé lanzar un comparador de ofertas, en el que se incluirá un código QR en la factura con acceso directo al comparador, y donde contará también con el PVPC y se añadirán las ofertas de precios dinámicos. Además, desarrollará una herramienta para facilitar la comprensión de la factura.

 

UN 3,4% MÁS BARATO EL RECIBO.

Solo con la entrada en vigor del modelo, la CNMC prevé que se abaratará como mínimo en torno a un 3,4% el recibo de los 19 millones de consumidores domésticos sin discriminación horaria.

 

En concreto, este abaratamiento en el recibo de la luz para estos consumidores con la entrada a partir del próximo mes del nuevo modelo será producto de la reducción de un 68% en el componente regulado de la factura (los peajes -el coste de las redes de transporte y distribución- y los cargos -los costes asociados al fomento de las renovables, a las extrapeninsulares y las anualidades del déficit de tarifa-), que representan entre el 50-55% de la factura final.

 

Mientras, el 24% restante de lo que se paga en el recibo de la luz corresponde al coste de la energía y algo más del 21% a los impuestos que se incluyen.

 

Sin embargo, en el caso de los consumidores que ya estaban acogidos a peajes con diferenciación horaria -unos 10 millones- el nuevo esquema hará que la factura de peajes y cargos aumente unos 2 euros al mes.