¿Nos afecta en Ávila el enfado de los mandos de la Guardia Civil?

¿A alguien le importa que se esté tramitando la reforma de la Ley de Personal de la Guardia Civil? Pues claro, a los guardias civiles. ¿Y al resto de los españoles? ¿y a los abulenses?... Pues muchos pensarán que ni les va, ni les viene.

Pero claro, eso es lo que piensan hasta que un día necesitan de la Guardia Civil y es entonces cuando quieren que les atiendan los mejores profesionales, que le traten con respeto, con educación, con profesionalidad. Eso es lo que queremos todos y a lo que tenemos derecho, que para eso pagamos nuestros impuestos.

 

Pero actualmente se tramita una Ley que regulará a los guardias civiles, su formación, sus requisitos de ascenso, etc., y esto, claro que afecta a los ciudadanos, sí, a los que pagamos impuestos.

 

Esta ley está generando una fractura sin precedentes dentro de la Guardia Civil porque consolida la separación entre los mandos que proceden de la formación militar (Academia General Militar del Ejército de Tierra) y los de promoción interna que se han formado solo en Academias de la Guardia Civil.

 

La excusa es que los primeros, son equiparados a Licenciados y los segundos a Diplomados. Sin embargo a la hora de trabajar son iguales, tienen las mismas funciones, los mismos cometidos, la misma responsabilidad, los mismos destinos.

 

Oficiales con más de treinta años en el Cuerpo, si no se modifica este proyecto de Ley, pueden quedar en una escala declarada a extinguir sin ninguna posibilidad de ascenso o promoción profesional. Esta situación afecta al 70% de los mandos de la Guardia Civil.

 

De este modo, se está generando un sentimiento de desprecio hacia los oficiales de promoción interna al ver como sus años de servicio a los ciudadanos no valen de nada, como la experiencia acumulada es despreciada y que los únicos que tienen posibilidades de prosperar dentro de la Guardia Civil son los oficiales que recibieron formación en la Academia General Militar.

 

Tal son las cosas que no existe ni un solo general o coronel que haya llegado por promoción interna. Por muy inteligente que se sea, por más experiencia que hayan acumulado en años de servicio a pie de calle, por muchas titulaciones universitarias que se posean, por muchos idiomas que se hablen, lo único que vale es haber pasado por la Academia General Militar y ni un solo guardia ha podido llegar a lo más alto por promoción interna. NI UNO.

 

El sentimiento de desprecio está sobre la mesa. La DESMOTIVACIÓN está servida.

 

En Avila hay un total de 13 mandos (oficiales), de los que 10 son de promoción interna y por tanto directamente afectados por esta Ley, que están al frente de Unidades de Investigación (Policía Judicial), Tráfico, SEPRONA o Territoriales como Arévalo, Cebreros o Arenas de San Pedro.

 

Dentro de unos meses, los mandos que dirigen las unidades de la Guardia Civil que garantizan nuestra seguridad y nuestras propiedades, se verán afectados por una nueva Ley de Personal, que fractura a la Guardia Civil porque genera desmotivación y malestar entre sus mandos.

 

Esperamos que los políticos que tienen la posibilidad de modificarlo sepan actuar antes de que sea demasiado tarde.

 

DELEGACIÓN DE CASTILLA Y LEÓN DE LA UNIÓN DE OFICIALES GUARDIA CIVIL PROFESIONAL