"Nissan no está en condiciones de prometer el pleno empleo en la factoría de Ávila tras una década incumpliendo sus compromisos"

Dura reacción del grupo municipal de Izquierda Unida de Ávila tras el resultado de la primera de las reuniones entre Nissan y el Comité de Empresa y especialmente ante el posicionamiento de la empresa, cuya amenaza de cierre de la planta abulense de no conseguirse un acuerdo antes del 14 de junio sigue vigente y encima de la mesa. “Ahora mismo Nissan no está en condiciones de asegurar el pleno empleo en la factoría de Ávila. Y no lo decimos porque no tenga la capacidad económica o industrial para ello, que la tiene, sino porque a lo largo de la última década sus compromisos se han incumplido. Si hemos llegado a la situación actual es precisamente por no cumplir con lo pactado” se afirma desde el grupo municipal de Izquierda Unida ante los planteamientos iniciales de la reunión.

 

Planteamiento por el que Nissan asegura garantizar el pleno empleo en Ávila a partir de 2024, “aunque de por medio la factoría pasaría de 471 empleados a 200-250 a partir del 2020 para recuperar paulatinamente en los cuatro años siguientes el nivel de los 350-400 empleados”. Un compromiso que “nadie puede afirmar que se cumplirá, al igual que ocurrió con los precedentes compromisos”. Y ya de inicio advierte el grupo municipal de Izquierda Unida de variables como “las bajas incentivadas que se puedan producir por el camino hasta 2024, la situación económica de la propia marca o las estrategias comerciales que puedan manejar”. Condicionantes que pueden llevar a Nissan a aplicar “lo que tantas veces ha ocurrido, que donde dije digo, digo Diego”.

 

Advierte el grupo municipal de Izquierda Unida que “cuando se pierden puestos de trabajo, no se recuperan”. Llama la formación a “no caer en apuestas ilusorias. Si la factoría de Ávila pasa de los 471 actuales a los 200 en 2020, la promesa de alcanzar los 400 en 2024 puede quedar en nada, como tantas otras promesas de una empresa que ha fallado a la ciudad, a los abulenses y a sus trabajadores. No nos merecemos este escenario”.

 

Para la formación de izquierdas “estamos ante un mazazo para la ciudad de Ávila”. Mensaje que lanza en especial al Ayuntamiento de Ávila, “que sigue de brazos cruzados y cuyo silente comportamiento en todo este proceso ha permitido que la negociación entre empresa y trabajadores se lleve a cabo, como suele decirse, con la pistola encima de la mesa”. Porque para el grupo municipal de Izquierda Unidaque ningún miembro del Equipo de Gobierno del Partido Popular haya sido capaz de reclamar respeto ante el chantaje y las amenazas del vicepresidente ejecutivo de Fabricación y Logística del Grupo Renault y presidente de la Marca en España, José Vicente de los Mozos –“Nissan iniciará el cierre de la planta este año si antes del 14 de junio no hay acuerdo”- pone en evidencia que se encuentran totalmente superados por el proceso. No sólo basta con ofrecerse públicamente para mediar sino que como institución deben implicarse en la tardea de exigir a la empresa los compromisos adquiridos y buscar alternativas de empleo para la ciudad”.