'Nadie se queda atrás', texto ganador de la octava edición del certamen 'Carta a un militar español'
Cyl dots mini

'Nadie se queda atrás', texto ganador de la octava edición del certamen 'Carta a un militar español'

Candela Bengoechea Román, alumna de 4ºeso en el Colegio milagrosa-Las Nieves Ávila de Ávila.

Escrito por Candela Bengoechea Román, alumna de  4º ESO en el Colegio Milagrosa-Las Nieves de Ávila.

Como en años anteriores, el Ministerio de Defensa ha convocado el Concurso Literario Escolar 'Carta a un militar español'.

 

Esta Octava edición lleva por título 'Salvar vidas' y está dedicado a la actuación del Ministerio de Defensa  en esta pandemia: la operación Balmis.

 

Desde la Subdelegación de Defensa de Ávila han querido dar públicamente la felicitación a todos los participantes y especialmente a la ganadora provincial de esta edición en la provincia abulense, Candela Bengoechea Romás, alumna de 4º ESO del Colegio Milagrosa-Las Nieves de Ávila, que pasará a competir en la siguiente fase del certamen, la nacional.

 

"Es un honor contar entre los abulenses con personas brillantes, como Candela", explican desde la Subdelegación de Defensa en Ávila, tras destacar que "personas capaces de apreciar, con su juventud, lo substancial de una vida en nuestra Democracia, la Española, y poder resumirla en una simple carta, po lo que les recomendamos su lectura a todos los abulenses".

 

Además, la Subdelegación de Defensa de Ávila se encuentran a la espera de que las condiciones pandémicas actuales cesen y la situación aconseje poder celebrar, como es tradicional, el acto de entrega de los premios provinciales de este VIII Concurso Literario Escolar 'Carta a un militar español'.

 

CARTA GANADORA ÁVILA

 

Candela Bengoechea Román

4ºeso -Colegio milagrosa-Las Nieves Ávila (Ávila)

 

NADIE SE QUEDA ATRÁS

 

Son increíbles todos los avances y logros que han alcanzado los militares de nuestro país a lo largo de la historia. Si me pusieses a nombrarlos todos la lista se haría muy, muy larga. Los militares reflejan el trabajo duro, la constancia, la fuerza…Todos ellos hacen una labor admirable y muy importante para el progreso y la seguridad  de  España. Pero esta carta he decidido escribirla a ti, porque me has demostrado lo que realmente es un militar y como estáis preparado para mirar de cerca a la muerte.

 

Sigue siendo duro recordar lo que sucedió en esas semanas oscuras de marzo de 2020

 

Pero en medio de la tragedia, comprobé que la forma con las que las Fuerzas Armadas contribuisteis  para ayudar en la pandemia fue vital. Tu apoyo fue una de las fuentes de esperanza más importante que cientos de personas recibieron en ese momento tan duro.

 

Admiro mucho todas las labores que el ejército español llevo a cabo: desinfección, construcción de hospitales de campaña, suministro de alimentos a albergues…. Todas has sido imprescindibles y han ayudado allí donde habéis llegado. Aunque sin duda, lo que más admiro es la compañía que tú y tu equipo de la UME hicisteis a las personas ya fallecidas en el palacio de hierro cuando sus familias no podrían estar allí.

 

La transformación del palacio de hielo en una morgue fue una de las medidas más horribles que conllevó la pandemia.

 

Ya llevábamos varias semanas con el virus, el número de víctimas no dejabas de aumentar y se tuvieron que tomar decisiones drásticas y desalentadoras.

 

Cientos de personas murieron solas. Sus familiares no las pudieron acompañar ni darles una despedida digna, en muchos casos ni siquiera sabían dónde estaban. El dolor y la deshumanización que sufrieron todos ellos es inimaginable.

 

Como explico la Ministra de Defensa, Margarita Robles en vuestro nombre, tú y tus compañeros acompañasteis a cada una de las víctimas y no la dejasteis solas en ningún momento. Tampoco ninguna de ellas fue anónima porque os preocupasteis por conocer su nombre y mantener su dignidad y respeto. Rezasteis por aquellas que eran creyentes y, lo que demostró firmemente que erais grandes militares fue lo que dijo tu compañero de la UME, no dejasteis a nadie atrás, todos eran vuestros compañeros.

 

Esto fue un gran apoyo para todas las familias que sufrieron la muerte de un ser querido, que un militar español como tú estuviese allí acompañándole, que no estuviesen solos.

 

Así que te escribo para darte las gracias por tu esfuerzo, tu valentía, tu lealtad y tu compromiso. Sabía de vuestro trabajo para garantizar nuestra defensa y la seguridad de los españoles, que a menudo hacéis de manera silenciosa, pero en este año difícil las Fuerzas Armadas nos habéis enseñado que sois capaces de hacerlo con una humanidad sobrecogedora.

 

Muchas gracias por vuestra dedicació.n

 

Candela