Moreira decide el Clásico de Castilla

El Real Ávila se ha impuesto a la Gimnástica Segoviana por 2-1 en Clásico de Castilla número 112. (Foto: Carlos Jiménez).

El extremo salamantino ha marcado los dos goles con los que el Real Ávila ha despedido el año con una victoria ante la Gimnástica Segoviana.

REAL ÁVILA C.F.: Alberto, Sito Cruz, Llorián, Garretas, Rafa Álvarez (Edu López, 61'), Peli, Moreira, Jorge Sánchez, Rubo (Calderón, 86'), Javi de Mesa y Sergio Rivera (Sergio Mayorga, 67').

 

GIMNÁSTICA SEGOVIANA: David, Adrián, Rubén, Viti, Rui, Manu, Dani Arribas (Gómez, 28'), Asier Arranz (Sales, 71'), Borrego, Calleja (Abad, 69') y Conde.

 

GOLES: 1-0 Moreria (62'), 2-0 Moreria (71') y 2-1 Manu (78').

 

ÁRBITRO: Rivera García, asisitido en las bandas por Martín Diéguez y Esteban Bergaz. Mostró tarjetas amarillas a los locales Llorián (67'), Johan (71') y Alberto (78') y a los visitantes Adrián (20'), Conde (78') y Manu (80'), expulsando al técnico Manuel González con roja directa (62`).

 

INCIDENCIAS: Encuentro correspondiente a la vigésima jornada del grupo VIII de Tercera División, disputado en el estadio municipal Adolfo Suárez, de Ávila, con asistencia de más de mil espectadores.

Había ganas de Clásico de Castilla en el Adolfo Suárez, estadio municipal en el que en la tarde de este domingo Real Ávila y Gimástica Segoviana han disputado un duelo en el que la efectividad de los locales ha servido para decantar la balanza a su favor en un choque que ha contado con un gran ambiente en las gradas.

 

El respeto entre ambos conjuntos y un césped demasiado irregular y blando ha marcado una primera parte donde los porteros han sido meros espectadores de un derby regional que ninguno de los dos quería perder, algo que se notó en los primeros cuarenta y cinco minutos.

 

Dos disparos por encima del larguero de Borrego y Rubén fue lo más destacado en ataque, imponiéndose los defensas de ambos sobre los delanteros y sin un dominador claro del juego.

 

Cambió de cara el encuentro tras el paso por los vestuarios. A los tres minutos, Borrego pudo haber cambiado el rumbo del choque, pero veía como Alberto sacaba su disparo a bocajarro y sin oposición.

 

Eran los mejores minutos de una Segoviana que se había hecho dueña del balón y parecía ir a por el partido, teniendo nuevamente Conde el gol en sus botas con un disparo que salía demasiado cruzado tras una jugada personal al cuarto de hora de juego.

 

Juego visitante y goles locales

 

Sin embargo, una contra de manual finalizaba con el pase de Peli a Moreira, que cruzaba el esférico sin que nada pudiera hacer el meta visitante en el 62', ponía por delante en el luminoso a los de la capital amurallada.

 

El tanto llevaba el delirio a los integrantes de la parroquia encarnada, que empezaban a confiar en que este Clásico de Castilla podía tener un color diferente a los últimos, y además suponía la expulsión del técnico visitante por pedir la segunda amarilla para Llorián en la celebración.

 

Pudo sentenciar el Ávila en una nueva contra en la que el disparo de Rubo era sacado de manera acrobática por Rui cuando ya había superado a David. Los encarnados parecían decididos a cerrar el partido espoleados por los suyos desde la grada.

 

Doblete de Moreira

 

Y en una jugada prácticamente calcalda a la del primer gol llegaría el segundo. Era el minuto 71 y en esta ocasión era Javi de Mesa quien habilitaba al extremo salmantino, que nuevamente volvía a definir con clase y potencia ante el portero azulgrana con un disparo cruzado.

 

A falta de diez minutos para el final, Manu recortaría distancias para la Segoviana con un disparo desde el interior del área en un desajuste defensivo de los encarnados, que supieron defender y gestionar el final del duelo para dejar en casa la victoria en el Clásico de Castilla número 112 de la historia de este enfrentamiento entre eternos rivales.

 

REPORTAJE FOTOGRÁFICO: CARLOS JIMÉNEZ.