Moción decepcionante e inoportuna
Cyl dots mini

Moción decepcionante e inoportuna

Luis Tudanca, accede al hemiciclo para defender la moción de censura. CLAUDIA ALBA

La primera moción de censura de la democracia en Castilla y León era histórica. Pero no pasará, precisamente, a la historia porque nunca estuvo a la altura política de un acontecimiento de esta envergadura con un cambio de Gobierno en juego. La decepción se corresponde con el escaso nivel político de las intervenciones, casi todas basadas en el revanchismo y en una búsqueda continua de saldar deudas no tan lejanas por aquello de un resultado electoral que unos interpretaban en clave de victoria pero tumbado por las matemáticas de un pacto electoral que, a la vista está, sigue presente en las memorias de los procuradores desde aquellas fechas de mayo de 2019.

 

La moción despertó expectación por lo inusual, pero en realidad llegó tumbada desde un fin de semana de pico y pala tras la deserción de la procuradora salmantina María Montero el viernes anterior. Esa inesperada salida puso patas arriba las expectativas de unos y los cálculos de otros, pero las llamas se fueron asfixiando mientras se iban conociendo las opiniones y su traducción en votos de aquellos que tenían en sus manos el cambio.

 

Esta cita ha traído como consecuencia que el ejecutivo de la suma entre PP y Ciudadanos ya no tenga la mayoría acomodada de 41 procuradores, suficiente para gobernar. Esa fuga de Ciudadanos al grupo de los no adscitos deja la legislatura en el limbo de los acuerdos postreros con muchas bocas que alimentar; excluyendo a los dos representantes de Podemos, el Gobierno de la Junta de Castilla y León puede entenderse perfectamente con los representantes de UPL, Por Ávila o la procuradora de VOX, tanto de manera conjunta como individualmente, para alcanzar sus objetivos.

 

Por supuesto, la moción también alimenta la hipotésis de una remodelación del Gobierno. Ciudadanos, como partido, anhela elevar a las alturas de la vicepresidencia de la Junta a Gema Villarroel a costa de sacrificar a Francisco Igea, pero es posible que esos movimientos se aplacen o suspendan después de la ruptura de su grupo parlamentario. Lidiar con la desintonía de la formación naranja y sus diferentes familias es un reto para el reforzado presidente Fernández Mañueco. Un refuerzo que le viene prestado por la torpeza socialista a la hora de plantear una moción que ni siquiera era instrumental. Tudanca albergó esperanzas de poder tumbar al Gobierno del pacto, pero vivió un vaivén de sensaciones que solo alimentó cuando vio que los doce de Ciudadanos mostraban signos de debilidad. Hasta ahí, porque el resto de apoyos ni siquiera estaban medidos y el desgaste de la moción le coloca en una posición delicada que deberá saber gestionar.

 

Durante las diferentes intervenciones de la sesión se aludió a que había llegado el momento de la política. No. El verdadero momento de la política está para atender, de manear inminente, el devastador paso del Coronavirus con todas las consecuencias que acarrera, en primer lugar, para la situación sanitaria, su saturación y el trabajo de unos profesionales al límite. Pero también para servir de ayuda a empresas, autónomos, colectivos, profesionales, etc., que han sufrido y sufren de manera directa la crisis económica derivada de este virus. Pocas, muy pocas alusiones hubo a la idoneidad de esta moción en este momento. ¿Era necesaria? Nuestros políticos deben entender que hay cosas más importantes que su vanagloria personal, sus siglas o sus intereses presentes y futuros. La ambición política bien entendida es tan lícita como la decencia para entender cuál es lo verdaderamente importante. Y en este caso oportuno.

Comentarios

YOYANO 23/03/2021 09:27 #2
Les da igual los editoriales, los comentarios y las reflexiones. Ellos tienen su hoja de ruta para asegurarse sus cuatro años de sueldo y ventajas añadidas y todo lo demás les da igual. Aunque suscribo su reflexión al cien por cien no les vale de nada. Ni pandemias, ni crisis, ni paro, ni despoblación. Todos a lo suyo, que nadie les baja el sueldo ni les pide objetivos a final de mes.
JuanIto 23/03/2021 08:53 #1
Esta moción es inoportuna? Pero no las mas de 10 que PP y Cs han ganado en el ultimo año en Ayuntamientos de la comunidad autónoma.... Y no por ello las han presentando y GANADO....en fin...

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: