Militancia o aparato, Silván o Mañueco: el PP de Castilla y León ya tiene qué elegir

EL PP se prepara a partirse entre dos opciones y dará voz a los afiliados de base, no sólo a los compromisarios, más dados a plegarse a los intereses del aparato. El día 17 de marzo, la fecha clave.

La decisión de Juan Vicente Herrera de no repetir como presidente del PP de Castilla y León, ni siquiera por los dos años que quedan hasta su ya anunciada retirada de la Junta, ha dejado la sucesión abierta... y casi en canal. La idea de una transición pilotada por el propio Herrera es ya parte del pasado y los populares, que este año cumplen 30 ininterrumpidos al frente de la administración regional, se preparan para partirse entre dos opciones, algo poco frecuente. Herrera se echa a un lado y ahora toca elegir entre Silván o Mañueco, dos modelos diferentes, experiencia en la Junta frente al poder interno, y también con un sistema nuevo que da peso a la militancia y no sólo al aparato.

 

El primer pulso no se va a hacer esperar, es este mismo viernes. A las 20.00 horas termina el plazo para presentar candidatura y los avales necesarios; por descontado que Antonio Silván y Alfonso Fernández Mañueco llegan a los 90, el mínimo exigido. Ahora, hay que ver cuántos presentan sobre la mesa, lo primero en lo que se van a medir. Ningún afiliado podrá apoyar, con su firma, a más de un precandidato; las firmas que figuren en más de una candidatura serán declaradas nulas. Asi que muchos ya han tenido que decantarse. Después vendrá un proceso más complejo con varias fechas en rojo en el calendario.

 

El decimotercer congreso del PP CyL va a elegir a su nuevo presidente por un sistema de doble vuelta, novedoso e introducido tras el último congreso nacional. Votarán los militantes que estén al corriente de pago y, después, ya en el congreso que empieza el día 1 de abril, los compromisarios. La elección de estos ya se está produciendo: del 1 al 15 de marzo se pueden presentar candidaturas y, si hay más candidatos que compromisarios por provincia, el día 17 habrá urnas. El sistema de compromisarios suele poblar los congresos del PP de personas del aparato: el 80% son cargos institucionales y dirigentes orgánicos, dados a votar en masa lo que el aparato del partido apoya. Y este es un detalle importante.

 

A nadie se le escapa el control que Alfonso Fernández Mañueco ejerce sobre los resortes internos del PP. Es secretario regional desde hace años y está muy familiarizado con el control del aparato formado por cargos públicos y dirigentes del partido. Ha tenido a su alcance desde hace tiempo a dirigentes provinciales y representantes institucionales de toda la Comunidad. No parece que vaya a renunciar al puesto, incluso a pesar de que su candidatura es prácticamente oficial, a falta de refrendar avales. No ahora, después del tiempo que lleva esperando esta oportunidad.

 

Sin embargo, el cambio de estatutos en el último congreso nacional ha abierto una ventana a la participación directa de los militantes, sin el sesgo de los compromisarios y las decisiones soterradas. Este puede ser terreno para Silván, con una trayectoria más larga en el gobierno regional: fue cuatro años secretario general de la Consejería de Hacienda, portavoz de la Junta de Castilla y León y doce años consejero de Fomento. Un político más de acción y menos de manejos internos.

 

Los afiliados al PP que estén al corriente del pago de la cuota podrán votar entre los dos candidatos a presidente, una vez sean ratificados, lo que ocurrirá antes de este domingo, día 12 de marzo. Silván y Mañueco tendrán opción de una pequeña campaña, del 13 al 16 de marzo; antes, el día 15, finaliza el plazo para que los militantes que lo deseen se inscriban para votar. La votación será el mismo día de los compromisarios, el 17 de marzo.

 

Los dos candidatos ya se la pueden estar jugando ese día porque la votación de los militantes es eliminatoria. Si alguno de los precandidatos obtuviese más del 50% del total de los votos válidos emitidos por los afiliados, hubiese logrado una diferencia igual o superior a 15 puntos sobre el resto de precandidatos y hubiera sido el más votado en cinco de las nueve circunscripciones provinciales será proclamado ante el Congreso como candidato único a la presidencia del PP CyL. Si no es así, habría que llegar al día 1 de abril. Militancia o aparato, Silván o Mañueco: el PP de Castilla y León ya tiene qué elegir

Noticias relacionadas