Menos paro y más autónomos en un mes que deja asignaturas pendientes en materia de empleo

Balance de Confae sobre los datos del paro conocidos este viernes. 

El mes de febrero ha dejado en Ávila un descenso del paro del 0,79 por ciento, lo que supone 102 desempleados menos. Esta disminución se sitúa por debajo del porcentaje regional (-0,85%) pero por encima del nacional (-0,18%). La variación interanual en la provincia supone un descenso de 1.230 personas (-8,77%), mientras que en Castilla y León la caída es del 9,88 por ciento y en España del 7,48 por ciento. Por sectores, hay que destacar la bajada de 115 personas que se ha producido en Servicios en febrero, seguido por Agricultura (-47). 


A la par que la bajada del paro en un mes tradicionalmente impredecible, hay otros datos dignos de mención en clave positiva, como la tasa de autónomos sobre el total de afiliados, que en Ávila es del 27,56 por ciento frente al 17,48 por ciento en España y el 22 por ciento en Castilla y León. También hay que destacar el número de contratos registrados en febrero, que sube en nuestra provincia un 8,26 por ciento mientras continúa en signo negativo en el ámbito regional y nacional. 


Sin embargo, a niveles de afiliación, el régimen general arrastra los valores positivos que nos deja la incorporación de autónomos al sistema, de tal modo que las afiliaciones en nuestra provincia solo suben un 0,19 por ciento, frente al 0,34 y al 0,45 por ciento de Castilla y León y España, respectivamente. 

 
Con estas piezas del puzle sociolaboral, podemos componer una imagen en la que es de destacar la bajada del paro por encima de la media nacional en un mes irregular, pero siempre difícil; así como el hecho relevante y siempre constatable de que el autónomo y la micropyme tienen un gran peso específico en la economía provincial. Pero también subrayamos la evidencia que recordamos de manera permanente de que falta masa industrial y ello provoca unas tasas de paro muy elevadas en Ávila, así como el hecho de que el paro juvenil siga desproporcionalmente disparado por falta de oportunidades. 

 

La demora en los Presupuestos Generales del Estado ralentiza, por otra parte, muchas inversiones que inyectan recursos económicos y restan parados a las estadísticas. Es necesaria la máxima eficiencia de las Administraciones en la puesta en marcha de políticas industriales que impulsen el desarrollo económico de nuestra provincia.