Meghan Markle reconoce que pensó en el suicido y que en la Familia Real británica había "preocupación" por el color de piel de su hijo
Cyl dots mini

Meghan Markle reconoce que pensó en el suicido y que en la Familia Real británica había "preocupación" por el color de piel de su hijo

Los titulares bomba de Meghan Markle y el Príncipe Harry en la entrevista a Oprah Winfrey: "No quería vivir más".

Después de varios días especulando sobre la esperadísima entrevista que Meghan Markle y el Príncipe Harry han concedido a Oprah Winfrey, la pasada madrugada por fin se emitía en la cadena estadounidense CBS, superando todas las expectativas con auténticos titulares bomba que darán mucho qué hablar y que han dejado a la Casa Real Británica en una posición de lo más delicada.

 

Ambos han desvelado el calvario que Meghan sufrió durante el embarazo de su hijo Archie. Además, el matrimonio ha revelado el sexo del bebé que esperan, rompiendo una tradición en la Familia Real Británica, que espera hasta el día del nacimiento de la criatura para anunciar su sexo. Será una niña lo que el Príncipe Harry y Meghan tendrán el próximo otoño. Una compañera de juegos perfecta para el pequeño Archie.

 

Meghan confesó que durante el embarazo de Archie no tuvo ningún apoyo de la Casa Real y tuvo pensamientos autodestructivos, ya que le afectó profundamente que la Familia Real "no quería que tuviera el título de príncipe" ni que "se le proporcionase seguridad". "Me sentí abrumada porque mi hijo no fuera a estar seguro y porque no se le diera un título de la misma forma que a otros nietos se le daría por ser el primer miembro de color de esta familia", ha revelado, lanzando un dardo a la familia de su marido: "La Commonwealth es una parte enorme de la monarquía y el 60 o 70% son gente de color, para los que ha sido importante que alguien en esta posición tenga un aspecto similar al suyo".

 

Además, la actriz ha asegurado que varias personas de la familia real le llegaron a preguntar a Harry cómo de oscura podría llegar a ser la piel de su hijo, haciendo una referencia explícita a las raíces afroamericanas de Meghan, que se enteró por su marido de dichos comentarios. "Hubo preocupación y conversaciones sobre lo oscura que podría ser su piel cuando naciera", desveló, sin revelar quién hizo tal pregunta porque "sería muy perjudicial para ellos". Harry, confesando que la "conversación fue impactante", también señaló que "es algo de lo que nunca voy a hablar".

 

Tan mal lo pasó durante su embarazo que llegó un punto en el que Meghan, destrozada, "no quería seguir viva". "Un pensamiento muy real, constante, claro y aterrador que no me había pasado antes", ha confesado la actriz, que llegó a pedir ayuda "a una de las personas de mayor rango en la institución" de la Casa Real, pero le respondieron "que no podían hacer nada por ella". Fnalmente le contó a su esposo lo que estaba ocurriendo el mismo día que tuvieron que acudir al estreno del Totem del Circo del Sol, en apoyo a una organización benéfica. "Tenía los nudillos blancos de lo fuerte que Harry me apretaba la mano", recordaba la duquesa de Sussex. 

 

Entre lágrimas, la actriz ha relatado que "me daba vergüenza contárselo a Harry, pero sabía que si no lo hacía me suicidaría". Por ello fue por lo que la pareja decidió apartarse de la Familia Real y comenzar una nueva vida lejos del Reino Unido. Una decisión que fue la acertada para Meghan, que feliz en Estados Unidos confesó estar plenamente recuperada y ahora siente que "merece la pena vivir".

 

Acerca de su relación con Kate Middleton, la actriz ha aclarado que fue la Duquesa de Cambridge quien la hizo llorar a ella por el tema de los vestidos de las damas de honor de su boda y que se disculpó por ello, por lo que la considera una "buena persona". Harry, por su parte, más comedido que su mujer pero con declaraciones igualmente polémicas sobre su familia, aseguró que su madre, Lady Di, se sentiría al ver lo que pasó "enojada y triste por cómo salieron las cosas".

 

Sin embargo, señaló que "todo lo que ella querría es que fuésemos felices". "Muy decepcionado" con su padre, el Príncipe Carlos, el Duque de Sussex desveló que no le había cogido el teléfono en una temporada. Aunque han retomado el trato, Harry no oculta que nada ha vuelto a ser lo mismo con su progenitor. Asegurando que dejó de recibir apoyo económico de la Familia Real en la primera mitad de 2020, también ha revelado que tiene "buena relación" con la Reina Isabel y hablan con ella por Zoom para que vea a su bisnieto Archie.

 

Sin querer extenderse sobre su hermano Guillermo, Harry ha confesado que, aunque le "quiere mucho", ahora ambos están en "caminos diferentes" y tienen que darse "espacio", dejando entrever que la relación no es fluida en la actualidad.