Medio centenar de tejedoras celebraron por segundo año seguido el Día Internacional de Tejer en Público

Varias de las participantes en la jornada de celebración del Día Internacional de Tejer en Público. / Fotos: Antonio S. Sánchez

Alrededor de medio centenar de mujeres se acercaron hasta el jardín del Recreo para tejer unos cuadrados de lana que formarán un gran manta de colores, en una iniciativa que se celebra todos los años a nivel mundial en la primera semana de junio, y que Ávila acoge por segundo año consecutivo organizado por la abulense Verónica Méndez y su tienda-taller Tejje Maneje.

El jardín del Recreo se convirtió por segundo año consecutivo en un taller improvisado para acoger a alrededor de medio centenar de mujeres de todas las edades se reunieron a tejer para celebrar el Día Internacional de Tejer en Público (World Wide Knitting in Public Day), una iniciativa a nivel mundial que este año se ha vuelto a llevar a cabo de manos de Verónica Méndez, una abulense que regenta en nuestra ciudad la tienda-taller de lanas Tejje Maneje.

 

A pesar del frío de la jornada y la amenaza de lluvia, que finalmente quedaron en nada, el encuentro tuvo una gran afluencia entre tejedoras y curiosos, y se alargó durante cuatro horas, desde las 10,00 horas de la mañana. Bajo una decoración de mantas, banderillas y flores, todas ellas hechas con lana, las participantes, que aportaron su propio material, tejieron de forma individual cuadrados a punto o a ganchillo de este material que finalmente se juntarán en una gran manta de diferentes colores en los próximos días y que será sorteada entre ellas.

 

El Día de Tejer en Público es una celebración para tejedoras y tejedores a nivel global que tiene lugar durante la primera semana del mes de junio. En este encuentro que pasa por todos los rincones del mundo, se reúnen el mismo día para tejer juntos en un lugar público, sacando las agujas a la calle y compartiendo su afición con el mundo.

 

Esta original celebración fue puesta en marcha en 2005 por Danielle Landes, y comenzó como una forma de mostrar al mundo que tejer no es sólo cosa de “abuelitas”. Tal y como explican en la web oficial de este evento, “muchas personas tejen, pero tejer es por lo general una labor solitaria que se realiza en casa, con lo que la posibilidad de conocer a otras personas que también tejen es escasa. Esta celebración saca el arte de tejer y a las personas que lo realizan a la calle y lo convierte en una afición social”.