Media taza de café al día durante el embarazo podría afectar en el tamaño y peso del bebé
Cyl dots mini

Media taza de café al día durante el embarazo podría afectar en el tamaño y peso del bebé

Los autores analizaron datos sobre más de 2.000 mujeres de diversidad racial y étnica en 12 sitios clínicos que se inscribieron entre las 8 y 13 semanas de embarazo.es consumían menos de 200 miligramos de cafeína por día.

Las mujeres embarazadas que consumían cafeína equivalente a tan solo media taza de café al día de media tenían bebés un poco más pequeños que las que no consumían bebidas con cafeína, según un estudio realizado por investigadores de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos publicado en la revista 'JAMA Network Open'.

 

Los investigadores encontraron reducciones correspondientes en el tamaño y la masa corporal magra para los bebés cuyas madres consumían menos de 200 miligramos de cafeína por día, aproximadamente dos tazas de café, que se cree que aumentan los riesgos para el feto. El tamaño más pequeño al nacer puede colocar a los bebés en mayor riesgo de obesidad, enfermedades cardíacas y diabetes en el futuro.

 

"Hasta que sepamos más, nuestros resultados sugieren que podría ser prudente limitar o renunciar a las bebidas que contienen cafeína durante el embarazo", alerta Katherine L. Grantz, de la División de Investigación Intramuros de Salud de la Población del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano Eunice Kennedy Shriver de los NIH--. 

 

Estudios previos han relacionado el alto consumo de cafeína (más de 200 miligramos de cafeína por día) durante el embarazo con bebés pequeños para su edad gestacional (etapa del embarazo) o en riesgo de restricción del crecimiento intrauterino - estar en el percentil 10 más bajo para bebés de la misma edad gestacional. 

 

Sin embargo, los estudios sobre el consumo diario moderado de cafeína (200 miligramos o menos) durante el embarazo han producido resultados mixtos. Algunos han encontrado riesgos elevados similares de bajo peso al nacer y otros resultados decientes al nacer, mientras que otros no han encontrado tales vínculos.

 

Los autores del estudio actual señalaron que muchos de los estudios anteriores no tuvieron en cuenta otros factores que podrían influir en el tamaño del bebé al nacer, como la variación en el contenido de cafeína de diferentes bebidas y el tabaquismo materno durante el embarazo.

 

Para su estudio, los autores analizaron datos sobre más de 2.000 mujeres de diversidad racial y étnica en 12 sitios clínicos que se inscribieron entre las 8 y 13 semanas de embarazo.

 

Las mujeres eran no fumadoras y no tenían ningún problema de salud antes del embarazo. Entre las semanas 10 y 13 de embarazo, las mujeres proporcionaron una muestra de sangre que luego se analizó en busca de cafeína y paraxantina, un compuesto que se produce cuando la cafeína se descompone en el cuerpo.

 

También informaron sobre su consumo diario de bebidas con cafeína (café, té, refrescos y bebidas energéticas) durante la última semana, una vez cuando se inscribieron y periódicamente durante sus embarazos.

 

En comparación con los bebés nacidos de mujeres con niveles mínimos o nulos de cafeína en la sangre, los bebés nacidos de mujeres que tenían los niveles más altos de cafeína en la sangre al momento de la inscripción pesaban de media 84 gramos menos al nacer, eran 0,44 centímetros más cortos y tenía una circunferencia de la cabeza de 0,28 centímetros más pequeña.

 

Según las estimaciones de las propias mujeres sobre las bebidas que tomaban, las mujeres que consumían alrededor de 50 miligramos de cafeína al día (equivalente a media taza de café) tenían bebés con 66 gramos menos de peso que los bebés nacidos de embarazadas que no consumían cafeína. De manera similar, los bebés nacidos de las consumidoras de cafeína también tenían una circunferencia de los muslos 0,3 centímetros más pequeña.

 

Los investigadores observaron que se cree que la cafeína hace que los vasos sanguíneos del útero y la placenta se contraigan, lo que podría reducir el suministro de sangre al feto e inhibir el crecimiento. De manera similar, los investigadores creen que la cafeína podría potencialmente alterar las hormonas del estrés fetal, poniendo a los bebés en riesgo de un rápido aumento de peso después del nacimiento y de obesidad, enfermedades cardíacas y diabetes en la vida posterior. Los autores concluyen que sus hallazgos sugieren que incluso un consumo moderado de cafeína puede estar asociado con una disminución del crecimiento del feto.