Más vacunas ya
Cyl dots mini

Más vacunas ya

Es imprescindible que la Comunidad reciba más dosis de manera inmediata para cumplir con los objetivos, pero también debe asegurarse una vacunación masiva segura y efectiva como hasta ahora.

Este lunes la Junta de Castilla y León tiene previsto el inicio de una desescalada de la que ha dado algunas pequeñas pinceladas, pero que todavía nos tiene que llevar a una situación de 'nueva normalidad' que sigue estando lejos. Los datos cada vez son más favorables, pero corremos el riesgo de confiarnos con una buena situación que, por ahora, sigue siendo sólo una buena tendencia. Para abrazar de nuevo nuestra vida en un formato similar al de prepandemia falta todavía y son dos los elementos clave: la UCI y las vacunas, sobre las que este lunes también tendremos algún dato clave.

 

El primero, el de las unidades de críticos, condiciona por completo los próximos pasos, los más inmediatos. De su situación depende en buena medida la decisión de este lunes sobre la relajación de medidas, válida al menos para los próximos 7-14 días. Si no se vacían, y debemos tener por seguro que es un proceso que lleva tiempo, es imprudente relajarse en exceso. Más a largo plazo influye la vacuna en un proceso con deficiencias y algún importante reto.

 

El ritmo de vacunación es óptimo en estos momentos en la comunidad, que roza una efectividad casi total: se administran más del 80% de las unidades que llegan. El problema es que las dosis llegan muy poco a poco. Harían falta hasta cuatro veces más para cumplir con el objetivo de tenernos a la mayoría inmunizados el próximo verano. Este lunes veremos también si llegan buenas noticias en forma de un envío más cuantioso, una vez que se han recuperado las de Moderna.

 

No obstante, es otro el gran reto que aguarda a la comunidad. El procedimiento para administrar las casi 55.000 vacunas que llegan en estos momentos cada semana está siendo efectivo, pero ¿qué pasará cuando lleguen muchas más dosis como pide la consejería de Sanidad? Estaremos entonces ante un proceso más complejo, un reto masivo en el que no pueden faltar garantías.

 

Sanidad tiene que vigilar que los grandes recintos que ha pedido para la vacunación masiva son adecuados para este acto y también que se improvisa lo menos posible. Las imágenes de vacunaciones de personas mayores en coches chocan un poco en este sentido. El procedimiento debe respetar la dignidad de los pacientes y las condiciones sanitarias: queremos, necesitamos, más vacunas ya, pero también que el proceso funcione.