Más que tres puntos ante el Briviesca

Jonathan Prado, entrenador del Real Ávila. (Foto:archivo)

El Real Ávila tiene la obligación de ganar ante su público y si es posible de recuperar la senda goleadora, ante un rival que se juega la permanencia

Más que tres puntos se juega el Real Ávila en casa ante el C.D. Briviesca, un equipo de la zona baja de la clasificación que lucha por mantener la categoría en Tercera División, aunque no ha perdido en los últimos cinco encuentros disputados con un balance de 4 empates y 1 victoria.

 

‘A priori’ el conjunto de Jonathan Prado encara un partido asequible, pero con el deber de ver puerta si quiere conseguir los tres puntos. Algo que no ha conseguido hacer en los últimos partidos, especialmente en el Estadio Adolfo Suárez, a pesar de las ocasiones generadas. Un debe que tiene muy claro el míster encarnado si quiere el equipo “cambiar la dinámica para conseguir por fin la victoria” en casa ante la parroquia encarnada. Aunque la necesidad de sumar de tres en tres aprieta, por lo que admite que “con ganar nos vale y si es por uno a cero no pasa nada”.

 

Respecto al rival burgalés de este domingo, Prado cree que “juega muy similar” respecto a la primera vuelta “en cuanto a formación y estructura”. Aunque en esta segunda “se ve que sus jugadores compiten mejor y se organizan mejor sin balón que al principio de temporada”. El entrenador tiene muy claro que “cuando llega la segunda vuelta todos los jugadores aprietan porque se acaban los puntos “.

 

El Real Ávila intentará una vez más jugar con la ventaja de disputar el partido en un terreno de juego más ancho como es el Adolfo Suárez, ante equipos más pequeños como el rival de este domingo. Algo que tiene muy claro el míster local que quiere imprimir “más ritmo de juego al partido desde el principio para desgastar al rival”.

 

Los abulenses están esperanzados de que la Arandina pueda conseguir la victoria este sábado en ‘el Montecillo’ ante el Numancia B para poder recortar los ocho puntos de distancia respecto al cuarto puesto que da acceso a la disputa del playoff de ascenso a Segunda División B. “Si me pongo en la piel de la Arandina creo que tiene que ganar sí o sí, pero si no conseguimos ganar este domingo habrá que cerrar el kiosko porque ya no nos valdría nada”, admite Prado.

 

En el capítulo de bajas, el palentino seguirá sin poder contar con el extremo Rubén Ramiro, aunque está cerca de recuperarse, ni Garretas que cumple ciclo de tarjetas.