Más de 3.000 personas vibraron con la segunda edición de 'Poetas del rock'

Foto: Emma Fragua/Javier Ruiz-Ayúcar
Ver album

Corizonas, Rozalén, Amaral, Loquillo y Miss Cafeina, junto con las bandas abulenses Dos perros, Oppidum, Reflejo, Gotelé y Giromazo, dejaron buen sabor de boca al numeroso público congregado.

Cerca de 3.500 personas se reunieron este sábado en la explanada trasera del Centro de Exposiciones y Congresos Lienzo Norte para disfrutar de la segunda edición del festival Poetas del Rock, una cita que se alargó desde las 19 horas hasta casi las 4 de la madrugada con cerca de nueve horas de música ininterrumpida que no dejó indiferente a nadie.

 

Corizonas fue el encargado del calentamiento -a alguien le tenía que tocar- y a muchos les pasó por la cabeza que retrasar el festival una hora no habría sido mala idea, ya que el calor y el fuerte sol que pegaba en esos momentos les obligó a tocar ante un público prácticamente inexistente y que buscaba más una sombra que un baile.

 

 

Aun así el supergrupo formado de la unión de las bandas Arizona Baby y Los Coronas demostró su sobrada experiencia sobre los escenarios y, tirando de buen rollo, dejaron una docena de cortes soberbios en los que mezclaron éxitos de su último trabajo, Nueva dimensión vital, con discos anteriores.

 

Poco antes de las 21 horas y ya sin el incordio del sol llegó el turno de Rozalén, que acompañada de su inseparable intérprete de lengua de signos, Beatriz Romero, fue llenando el recinto a golpe de temas como 'Las hadas existen', '80 veces', 'Vuelves' o 'Comerte a besos'.

 

 

La incógnita estaba en lo que podía ofrecer Amaral a los abulenses cuando solo una semana antes se había dejado todo sobre el escenario de Músicos en la Naturaleza en Hoyos del Espino, pero se resolvió rápido. Los zaragozanos no bajan el pistón y de nuevo salieron a comerse al ya numeroso público desde el minuto 1 con las ganas y la fuerza que destilan habitualmente, sumergiendo a los espectadores en clásicos como 'Mis amigos' o 'Moriría por vos' pero también lanzando temas de su último trabajo, 'Nocturnal'.

 

 

Con el festival en pleno apogeo subió al escenario Loquillo, clásico entre los clásicos, que eligió darle cancha a su último disco, 'Viento del este', con temas como 'Salud y rock and roll', con el que abrió su interpretación, pero tampoco dejó de lado a sus fans más acérrimos con cortes como 'La mataré' o 'El ritmo del garaje'.

 

 

Cerca de las 3 de la madrugada el cierre correspondió a Miss Cafeina, que salieron con la responsabilidad de mantener el listón tras casi 8 horas de música de gran nivel y dejaron canciones de su último disco 'Detroit 2.0' que están pegando fuerte, como 'Mira como vuelo', 'Ácido' o 'Detroit' aunque también regalaron al público éxitos de anteriores trabajos.

 

 

Mención aparte merece el escenario lanzadera, desde el que los grupos abulenses Dos perros, Oppidum, Reflejo, Gotelé y Giromazo se encargaron de dar continuidad al festival entre cada actuación del escenario principal, una gran iniciativa que permitió a la música de nuestra tierra compartir cartel con grandes del panorama nacional y al público disfrutar de estas jóvenes formaciones del rock abulense.