Mars Base Camp, la inmersión humana virtual en Marte

Concepto del Mars Base Camp

El gigante aeroespacial Lockheed Martin ha presentado un diseño de estación espacial para seis tripulantes en la órbita marciana, como preludio a la llegada del ser humano al Planeta Rojo.

El complejo podría ser una realidad en 2028, y las investigaciones a bordo, que se extenderían durante un año, tendrían como objetivo responder a cuestiones clave sobre el mundo complejo que es Marte.

Mars Base Camp está diseñado para amplificar enormemente la colección de imágenes y datos científicos de localizaciones en todo el planeta, según la información presentada en la 48th Lunar and Planetary Science Conference (LPSC).

Representantes de Lockheed Martin han explicado que los habitantes de la estación podrían utilizar la realidad virtual, la tecnología de inmersión y la inteligencia artificial para conducir vehículos de exploración avanzada y otras embarcaciones en el planeta rojo en tiempo real.

"Podríamos estar operando los rovers en tiempo real desde el campamento base orbital, en contraposición a la forma en que los controlamos hoy", a millones de kilómetros de distancia, dijo a Space.com Ben Clark, jefe científico de Lockheed Martin.

Además, las muestras de roca y tierra obtenidas por las misiones en superficie podrían ser enviadas a ese complejo orbital, donde miembros de la tripulación podrían examinarlas en busca de signos de vida del planeta rojo.

Los astronautas de Mars Base Camp podrían prácticamente interactuar con los robots de superficie usando la tecnología de inmersión que está desarrollando Lockheed Martin.

Otras herramientas de alta tecnología podrían ayudar con la exploración, agregó Jolly. Por ejemplo, pequeños robots que llevan sensores pequeños podían arrastrarse hacia abajo en los tubos de lava deslizarse por los acantilados o realizar otras tareas específicas, dijo.

Además, Mars Base Camp volaría en una órbita muy elíptica que le permitiría "flotar" sobre puntos particulares en el planeta rojo durante periodos largos. Durante ese tiempo, los astronautas a bordo podrían ejecutar tareas con robots y aviones no tripulados.

En el complejo, los miembros de la tripulación estarían inmersos en una continua inundación de datos de los rovers, y tendrían la sensación de estar al frente y en el centro de Marte, dijo Clark.