Marianne Schlosser muestra el rostro femenino de la Iglesia a través de Santa Teresa
Cyl dots mini

Marianne Schlosser muestra el rostro femenino de la Iglesia a través de Santa Teresa

Intervención de Marianne Schlosser en el Congreso Internacional “Mujer Excepcional. Cincuenta años del Doctorado de Santa Teresa de Jesús”

En el Congreso Internacional “Mujer Excepcional. Cincuenta años del Doctorado de Santa Teresa de Jesús”

La dra. Marianne Schlosser ha mostrado el rostro femenino de la Iglesia  a través la conferencia que ha pronunciado durante el Congreso Internacional “Mujer Excepcional. Cincuenta años del Doctorado de Santa Teresa de Jesús” organizado por el Obispado de Ávila, los Carmelitas Descalzos y la Universidad Católica de Ávila (UCAV), con la colaboración de la Universidad Católica Eichstätt-Ingolstadt.

 

Con el título «Sentido eclesial de la declaración de una mujer maestra de oración como doctor de la Iglesia. El rostro femenino de la Iglesia», ha mostrado cómo el título de doctor de la Iglesia se asoció inicialmente al título de “padre de la Iglesia”, pero luego se amplió varias veces, especialmente en los siglos XIX y XX. Los criterios para este título incluyen: la santidad indudablemente reconocida del interesado, la enseñanza sobresaliente (doctrina eminens) o la educación, así como la concesión oficial del título por parte del Santo Padre.

 

Schlosser ha expuesto cómo la proclamación de dos mujeres, Teresa de Ávila y Caterina de Siena, en septiembre y octubre de 1970, respectivamente, dejó claro que la “enseñanza sobresaliente” de una doctora de la Iglesia no está ligada al sacramento del Orden, sino tiene sus raíces en carismas especiales: la profecía de los carismas, o el discurso de la sabiduría (sermo sapientiae, scientiae).

 

Teresa de Ávila fue elogiada desde el principio como «maestra de oración», fue criada para ser maestra de la iglesia. Se puede ver en esto una respuesta a las múltiples dificultades de nuestro tiempo, que simplemente se manifiestan como “incapacidad para orar” (Hna. W. Herbstrith OCD). Para Teresa, la “oración interior” es el centro de toda vida espiritual: la realización de la relación personal con Cristo, Señor y amigo. Describe la importancia, las dificultades y la alegría de esta relación.

 

La profesora alemana ha evidenciado que un buen número de personas de origen cristiano buscan experiencias espirituales fuera de la iglesia o de la sabiduría espiritual cristiana (por varias razones). Teresa también conocía la tentación de considerar poco importante la revelación de Dios en el Hijo Encarnado en el camino hacia Dios, que sobrepasa todas las cosas creadas.

 

A partir de su propia experiencia, enfatizó que contemplar la humanidad de Cristo es el camino real de la contemplación. También ha explicado que el «vaciado» de la mente de lo «representativo» no se puede lograr mediante el esfuerzo humano, y que los intentos de hacerlo son inútiles y dañinos. En cambio, depende del «desapego» del afecto de lo creado.

 

Teresa fundó San José como un lugar de oración, oración personal e intercesión. Está convencida de la eficacia de la oración y de la vida consagrada oculta para toda la Iglesia. Toda la fecundidad del apostolado tiene su fuente oculta en la Ecclesia orans, ha concluido la Doctora en Teología.