María del Carmen Iglesias denuncia el "nulo compromiso" del PP con las zonas rurales de montaña

María del Carmen Iglesias. Archivo

La senadora ha lamentado que el PP haya rechazado en el Senado, en concreto en la Comisión de Medio Ambiente, la adopción de medidas especiales para frenar la despoblación en las zonas de montaña.

La senadora abulense por el PSOE María del Carmen Iglesias ha lamentado que el PP haya rechazado en el Senado, en concreto en la Comisión de Medio Ambiente, la adopción de medidas especiales para frenar la despoblación en las zonas de montaña.

 

La abulense defiende la necesidad de que se adopten medidas de discriminación positiva para los habitantes y municipios de las zonas de montaña, que son “las más afectadas por la despoblación en todo el territorio nacional, y especialmente en provincias como Ávila”.

 

Los socialistas abogamos por un aprovechamiento sostenible de los recursos naturales y por dar prioridad a la permanencia de la población en los espacios naturales, parques nacionales o reservas de la biosfera, reconociendo el importante valor del paisaje, así como del patrimonio natural y cultural de estos territorios”, ha señalado.

 

"Hay que garantizar en las zonas de montaña el mantenimiento de servicios públicos de calidad en ámbitos como la sanidad, la educación y la dependencia, así como potenciar la competitividad del sector primario, impulsando la ganadería, la agroindustria y la promoción de sus productos", ha dicho María del Carmen Iglesias, quien también apuesta por “medidas de discriminación positiva en políticas fiscales y de incentivos a la inversión, simplificar los trámites administrativos para favorecer el desarrollo de los territorios de montaña, incentivar el turismo relacionado con el patrimonio natural y cultural y considerar la actividad de los grupos de acción local para apoyar eficazmente las iniciativas de desarrollo de las zonas de montaña”.

 

Para la senadora abulense también es fundamental la gestión forestal de las zonas de montañacon acciones que permitan la transformación integral de la madera, así como la prevención de incendios, la limpieza y ordenación del monte, la producción de biomasa y resina, la gestión de la caza y la pesca y de los recursos micológicos”.