Mañueco se escuda en que los responsables de la 'trama eólica' "hace mucho tiempo que ya no están en la Junta"

Cree que la investigación judicial de la trama no afecta a Herrera porque "si hay una persona sobre la que se puede poner con tranquilidad la mano en el fuego es Juan Vicente Herrera".

El presidente del PP de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha tenido que hacer frente hoy a las preguntas sobre la 'trama eólica'. En su primera comparecencia tras conocerse que la Fiscalía Anticorrupción ha presentado una querella por la llamada trama eólica en Castilla y León contra altos cargos del Ejecutivo autonómico a los que acusa de cobrar "comisiones millonarias" durante años por la instalación de parques eólicos, el político salmantino no se ha salido del guión marcado por su partido para los casos de corrupción.

 

En este caso, ha optado por sacar a relucir que los presuntos implicados en la trama ya no están en el partido y que el PP ya no tiene, por tanto, nada que ver. La querella, revela la información, gira en torno a Rafael Delgado, viceconsejero de Economía y secretario general de la consejería entre 2003 y 2011 y "hombre fuerte" de Tomás Villanueva durante 16 años en tres departamentos. Durante esos años Fernández Mañueco fue consejero de Interior de la Junta (2007 a 2011) y secretario general regional del PP. A pesar de todo, sobre ellos ha apuntado que los cargos implicados en la trama "hace mucho tiempo que ya no están en la Junta" y, sobre su efecto en el presidente autonómico, ha añadido: "Si hay una persona sobre la que se puede poner con tranquilidad la mano en el fuego es Juan Vicente Herrera".

 

Fernández Mañueco ha defendido la labor que la Justicia desempeña contra la corrupción y ha abogado por que, desde los tribunales, "se actúe con la mayor rapidez posible". Y ha reconocido que "la justicia es lenta, pero acaba llegando".

 

Sobre si el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, debe de comparecer para hablar de este asunto, ha insistido en que "la mejor respuesta es la que tienen en estos momentos los tribunales" y que los distintos grupos políticos tienen "la posibilidad de personarse como acusación particular y cuentan con la oportunidad de preguntar al presidente de la Junta en las Cortes, a través de la sesión de control ordinario".