Madrigal de las Altas Torres, ejemplo de implicación de los ciudadanos en la conservación del patrimonio

El Consejero de Cultura ha visitado este viernes Madrigal de las Altas Torres.

La localidad abulense celebra su declaración como BIC, incoada en 1963, pendiente de resolver desde hace años.

El consejero de Cultura y Turismo; Javier Ortega, ha visitado este viernes la localidad abulense de Madrigal de las Altas Torres, con motivo de la declaración formal de dicha localidad como Bien de Interés Cultural en la categoría de Conjunto Histórico. Junto a la alcaldesa, ha recorrido las calles de la villa considerada uno de los conjuntos históricos más singulares de Castilla y León, con lugares tan emblemáticos como la plaza de Santa María, la de San Nicolás, la calle del Tostado, la plaza del Cristo o el Real Hospital de la Purísima Concepción.

 

El consejero ha recordado la enorme riqueza patrimonial y artística que atesora Ávila, “que la hace ser conocida a nivel internacional” y ha subrayado que la declaración de Bien de Interés Cultural reconoce la importancia de Madrigal, tanto por su historia como por la conservación de su gran patrimonio, enmarcado en una estructura urbana con zonas de gran interés, como el Palacio de Juan II, casa natal de Isabel la Católica, el Hospital de la Purísima Concepción, una parte del lienzo de la muralla, la iglesia de San Nicolás y la iglesia de Santa María del Castillo. En ésta última la Consejería de Cultura y Turismo está acometiendo en estos momentos la restauración de su retablo.

 

Ortega Álvarez ha alabado la tarea realizada en Madrigal de las Altas Torres para conservar a lo largo de los siglos estos bienes, “que constituyen un inestimable documento histórico, reflejo de la identidad social y cultural de un pueblo”. La Consejería de Cultura y Turismo viene atendiendo la conservación y protección del patrimonio cultural de Madrigal con una inversión en los últimos años de 1,3 millones.

 

Este esfuerzo ha sido secundado por los distintos agentes sociales de Madrigal: el Ayuntamiento; la Asociación Amigos de Madrigal; la Diócesis, los ciudadanos, “que han demostrado una gran sensibilización por su legado cultural y vienen implicándose de manera directa y continua en orden a su conocimiento, conservación y difusión”. Y por la Diputación Provincial de Ávila y por el IPCE, colaboradores en el Plan Especial del Conjunto Histórico y en el Plan Director de las Murallas, respectivamente.

 

BIC, Pendiente de resolución

 

El expediente de este conjunto histórico, incoado en 1963, se encontraba pendiente de resolver, junto a algunos otros, provenientes de la etapa preconstitucional, que carecen en su mayoría de documentación suficiente, según los requerimientos técnicos y legales que en la actualidad se exigen. La Consejería viene trabajando en esos expedientes para cumplir el programa previsto, completando esa documentación y realizando los trámites exigidos por la normativa vigente que incrementan la seguridad jurídica y la participación social. En todo caso, lo más importante es que gozan de la misma protección y de los mismos derechos que los ya declarados, incluidas las subvenciones públicas y el destino de las obras de restauración por parte de la Junta de Castilla y León, como ha sido el caso de este Conjunto Histórico de Madrigal.

 

Javier Ortega ha recordado que la Consejería de Cultura y Turismo sigue avanzando en fortalecer los conjuntos históricos y por ello se vienen convocando en los últimos años dos líneas de subvenciones para los ayuntamientos y para los titulares de inmuebles. Asimismo, ha manifestado que “la sociedad debe tomar conciencia de la importancia del patrimonio cultural como recurso de futuro y de la necesidad de colaborar en su mantenimiento y protección. Esto cobra aún más importancia en el diverso y extenso territorio rural de esta Comunidad. Es fundamental una gestión planificada de los Conjuntos Históricos para la conservación de sus valores y cualidades, así como para facilitar la vida de los vecinos”.

 

Por ello, la acción coordinada de todos los agentes, ha añadido, debe servir para reconocer e impulsar las enormes posibilidades que los recursos culturales ofrecen como herramientas para el bienestar de las personas, y muy especialmente en su creciente capacidad de generación de empleo y de desarrollo para los ciudadanos y para los territorios.

 

Por último, el consejero ha expresado su deseo de que esta declaración promueva un nuevo impulso para continuar conservando el legado patrimonial de Madrigal y aumente aún más el atractivo turístico y de desarrollo económico de esta localidad y de toda la provincia abulense.

 

Noticias relacionadas