Los sindicatos denuncian que Nissan abandona la producción del NT500 al 7% de lo comprometido

Aseguran que este jueves ha salido la última unidad de un camión que lleva fabricadas 7.000 de las 100.000 comprometidas. Piden explicaciones a la empresa y la intervención de las administraciones.

La planta de Nissan en Ávila ha fabricado este jueves la última unidad del camión NT500 y ha cesado su producción cuando esta solo alcanza el 7% de las 100.000 unidades comprometidas hace tres años, según ha denunciado en un comunicado el Comité de Empresa de la fábrica abulense, quien se pregunta si la multinacional japonesa quiere deslocalizar la factoría de Ávila.

 

Desde el Comité de Empresa señalan que "hemos visto perplejos como Nissan ha decidido el cese o congelación de su producción después de representar la décima generación de camiones que se viene produciendo de forma ininterrumpida desde hace 58 años".


Hace tres años salía la primera de las 100.000 unidades previstas para toda la vida del camión, que asegurarían el mantenimiento de los más de 500 puestos de trabajo durante al menos 10 años, pero los sindicatos aseguran que hasta ahora solo se habrán fabricado unas 7.000 unidades "que solo dejan incertidumbre sobre la continuidad de la planta".


Recuerdan que la asignación de este vehículo supuso a la planta abulense una inversión de 100 millones de euros, según se manifestó en el acto institucional de febrero del 2014 al que asistieron Frank Torres, entonces vicepresidente de las Operaciones Industriales de Nissan en España, Keiichiro Miyanaga, Director de Programa de Nissan Motor Company Ltd. (Japón), junto a los representantes institucionales del Ministerio de Industria del Gobierno del Estado, de la Junta de Castilla y León y del Ayuntamiento de Ávila.


Con esta medida "Nissan decide unilateralmente saltarse los compromisos adquiridos con los organismos públicos, de los cuales ha recibido importantes cantidades de dinero, para mantener la producción de este modelo hasta el 2023", denuncian desde el Comité, que subraya además "el esfuerzo realizado en los acuerdos por parte de los trabajadores donde se incluían bajadas salariales, aumentos de jornadas, etc… que aseguraban que servirían para ganar el proyecto de los largueros, así como la adjudicación de nuevos modelos, e incluso trabajos de componentes de la Alianza".

 

Lamentan que "el futuro de esta planta lleva años en entredicho, y a pesar de que la compañía manifestó el pasado mes de mayo que habría un sustituto del NT400, hoy no solo no hay adjudicación del mencionado producto, sino que desaparece el NT500" y por ello "los trabajadores pedimos a Nissan una transparencia total, ha llegado la hora de que Nissan abandone la mentira, se quite la careta y diga cuál es el futuro de la planta abulense".

 

Exigen también a las administraciones central, autonómica y local que obliguen a Nissan a cumplir con los compromisos adquiridos y manifiestan que "todos tenemos claro que este incumplimiento no puede salir gratis a Nissan ni tampoco a las administraciones que lo consienten a pesar de las ayudas públicas. La duda… ¿Quiere Nissan deslocalizar la planta de Ávila?".