Los resultados de las municipales decidirán el futuro político de España

Que la aparición del fenómeno “Podemos” atrae, es una evidencia innegable tal como quedó demostrado con los resultados obtenidos en las pasadas elecciones al Parlamento Europeo. 

No obstante, el impacto, no ha causado el mismo efecto en toda la sociedad, y una gran parte de ella ha preferido ignorar y considerarlo como un movimiento asambleario, que hábilmente y durante varios meses ha venido vendiendo Pablo Iglesias en las numerosas tertulias políticas de radio y TV en las que ha participado tras su debut en “El Gato al Agua”, con cierto éxito y cobrando un buen dinero que presuntamente no ha declarado en su totalidad.

 

Todo parece indicar que este profesor de universidad metido a político también dispone de una  “hoja de ruta”, negándose a utilizar expresiones como; plan de trabajo, estrategia a seguir, proyecto, etc. estando totalmente dispuesto a meterse en cualquier charco que de alguna manera, y siempre gratuitamente o a muy bajo precio, le permitan mantener viva su popularidad y protagonismo en todos los medios y esencialmente en las citadas tertulias aunque sea a base de tópicos y descalificaciones que es donde mejor se desenvuelve y además retribuido, si bien ahora ya goza de un abultado sueldo como diputado europeo, que para si lo quisiera el mismísimo presidente del Gobierno.

 

El objetivo de Iglesias, aparentemente, parece estar claro. Consiste en continuar manteniendo su discurso hasta el 2015, estructurar el partido y participar con “Podemos” en todos los procesos electorales que les sean posibles. Se ha comprobado que desde la irrupción de este mesiánico personaje en el mundo de la política existen varios partidos, constituidos hace años, que los medios de comunicación ignoran olímpicamente, tal como es el caso de: UPyD, Ciudadanos e incluso Izquierda Unida (IU), que únicamente es citada para comentar los desprecios que recibe de Podemos o la cuantía de votos perdidos a favor de la nueva formación.

 

Pablo Iglesias, líder del movimiento redentor “Podemos”, persigue convertirse en la conciencia del pueblo, que ignoran los restantes partidos a los que solo preocupa su propio beneficio, proporcionarle voz para que como mayoría social reivindiquen sus derechos, haciendo caso omiso de la representación y demás dogmas que solo son un invento y palabrería de la derecha. Pretender llamar programa a esa mezcla improvisada de ocurrencias asamblearias recogidas en su página web, resulta incalificable. Intentar convencer con ese lenguaje grandilocuente y repetitivo es un desprecio a la talla intelectual de los españoles, que muy posiblemente no estarán dispuestos a soportar arrogancias y manipulaciones.

 

Es muy posible que tras la celebración de las elecciones municipales con la participación de Podemos y conocidos los resultados, actúen como elemento clarificador de la compleja situación política española. Las duras medidas impuestas por Rajoy para superar la crisis, reforma laboral e incumplimientos programáticos del PP, unido a una insufrible presión fiscal, sin duda han provocado un lógico incremento del voto de la izquierda radical que están reflejando los sondeos de opinión y un desnortado PSOE, circunstancias que ha sido aprovechadas por la extrema izquierda de Podemos, cuya formación con su descarado populismo contribuirá al fraccionamiento del voto, lo que generará que en los comicios municipales del 2015 se produzcan pactos de todo tipo entre el PSOE, Podemos, IU, Equo, Bildu, nacionalistas gallegos, etc. con tal de impedir que gobierne el PP, salvo que obtengan mayoría absoluta, algo difícil de conseguir en esta ocasión, desconociéndose igualmente lo que podrá ocurrir en Madrid, toda vez que si Ana Botella se presenta tal como pretende a una segunda legislatura, es muy posible que no obtenga los votos necesarios para poder gobernar, lo que supondría un tremendo golpe para el PP, siempre y cuando Esperanza Aguirre no concurra a las elecciones. Con los citados pactos se deteriorará la gobernabilidad de los ayuntamientos precisamente por su fragilidad.

 

Que a nadie sorprenda que en caso de que el PSOE necesite los votos de Podemos en cualquier Ayuntamiento o Comunidad Autónoma para gobernar, alcanzarán pactos sin grandes escrúpulos. En principio, lo importante es ganar las elecciones, después, ya se arbitrarán e inventarán todas las justificaciones necesarias. Todo es valido si con ello se logra restarle poder al PP e ir deteriorando su imagen de cara a las próximas Generales. Esa es la meta propuesta, que de no lograrse supondría otros cuatro años del PSOE en la oposición que los socialistas soportarían muy mal.

 

Podemos, estudiará los mejores caladeros donde pescar votos, y hoy por hoy, en el PP no lo tienen fácil. Los conservadores cuando están en desacuerdo con las decisiones de su partido, optan por la abstención y quedarse en casa. Este tipo de pronunciamientos no ofrecen garantía total como ha ocurrido con las europeas, habiendo sembrado ciertas dudas que traducidas a votos sobre lo que ocurrirá en los próximos comicios podría alterar seriamente el mapa político español.

 

Conviene recordar que la última encuesta realizada por el CIS se efectuó con datos pertenecientes al mes de junio, con lo cual sus apreciaciones son muy cuestionables, en base a que las preguntas sobre el PSOE se relacionaban todavía con Rubalcaba y posteriormente fue elegido el nuevo Secretario General, Pedro Sánchez. En el último CIS se afirmaba que un 16,9% de españoles simpatizantes del PSOE darían su voto a Podemos, porcentaje que será distinto de haber realizado el sondeo posteriormente. Otro dato a considerar han sido las declaraciones de Jordi Pujol que también influirán electoralmente en los partidos catalanes.

 

Ante este panorama, al PP no le queda otro remedio que volcarse con su electorado para intentar recuperar parte de las abstenciones producidas en las pasadas elecciones europeas. Para ello tendrá que  investigar, descubrir y desprestigiar con argumentos veraces toda la trama de Podemos para contrarrestar la tremenda campaña contra su partido, movilizando todos los medios de comunicación e incidiendo mucho más en los diarios digitales, algunos de los cuales son leídos por muchos miles de ciudadanos que no están dispuestos a gastarse 1,5 euros en comprar un periódico o 2 ó 3 los fines de semana, cuando disponen de una riquísima información gratuita en Internet. Estrategias que maneja perfectamente la izquierda pero que incomprensiblemente no han aprendido a utilizar y rentabilizar en el centro-derecha.

 

Uno de los éxitos de Pablo Iglesias ha consistido en orientar sus propósitos en la misma dirección arremetiendo muy duramente contra la derecha y la corrupción de algunos de sus políticos. Su actual fuente de sufragios dispone de un arco más amplio del que se le adjudica, con votantes de otros partidos que no son solamente PSOE e IU. Desde un principio la intención de Podemos ha sido captar la atención de todos los descontentos, de los parados, de los menesterosos y de aquellos que por cualquier motivo se sientan disconformes o maltratados por la sociedad, de ahí su lógico resentimiento hacia las clases acomodadas, aunque también están intentando captar votos en otros partidos al margen del PP.

 

Al partido Popular se le presenta un escenario muy complejo. Si no logran un buen resultado en las municipales lo pasarán muy mal en las restantes votaciones. Rajoy se empeña en limitarlo todo a los datos macroeconómicos y al lento descenso del paro y eso es insuficiente. En España los desempleados todavía se cuentan por millones, la juventud preparada se ve obligada a abandonar el país y en algunas regiones la situación es desesperante. Nuestra economía ya alcanza al 98,4% del PIB y supera el billón de euros, la deuda sigue creciendo y no se reducen los gastos de las diferentes administraciones. El presidente del Gobierno se niega a hacer ajustes en la estructura del Estado dado que tales acciones son impopulares y provocarían la pérdida de votos, algo que cada día le acercará más a la profecía que pesa sobre él de no alcanzar una segunda legislatura y pasar a la historia como “Mariano el Breve”..¡¡Tiempo al tiempo!!

 

Atentamente.

José-Tomás Cruz Varela