Los procuradores socialistas celebran que el "fin del rodillo" de PP y Cs acabe con el "maltrato de la Junta a los sanitarios"
Cyl dots mini

Los procuradores socialistas celebran que el "fin del rodillo" de PP y Cs acabe con el "maltrato de la Junta a los sanitarios"

Los procuradores socialistas, Soraya Blázquez y Miguel Hernández.

Los parlamentarios abulenses confían en que la pérdida de la mayoría absoluta acabe con una manera de actuar de la Junta que ha tenido su ejemplo más reciente en la suspensión de la vacunación prevista para los días 7 y 8

Los procuradores del PSOE de Ávila, Miguel Hernández y Soraya Blázquez, han puesto de manifiesto la oportunidad que se abre en las Cortes de Castilla y León para aprobar iniciativas que beneficien el interés general de los ciudadanos después de que, gracias a la moción de censura presentada por el Grupo Socialista, el Gobierno de Mañueco e Igea no pueda aplicar ya el rodillo que le permitía la mayoría absoluta ahora perdida.

 

De este modo, la primera consecuencia de esta nueva etapa política que se inicia en el Parlamento autonómico ha sido la retirada del “decretazo sanitario” que eliminaba derechos a los profesionales sanitarios y permitía a la Administración cambiarlos de provincia a voluntad, según han subrayado, al tiempo que han coincidido en que, a partir de ahora, la Junta tendrá que negociar cualquier toma de decisión que lleve a la Cámara.

 

Otra de las consecuencias ha sido la aprobación, sin ningún voto en contra, de una propuesta del PSOE para pedir a la Junta que habilite 162 millones de euros como complemento a los 232 millones que ha aprobado el Estado para ayudas directas y adicionales, convocatoria que habrá que diseñarse a través del Diálogo Social y los sectores afectados, en contra de lo que ha venido sucediendo, con el PP y Cs mirando hacia otro lado y eludiendo sus responsabilidades en las crisis que atravesamos.

 

Miguel Hernández y Soraya Blázquez consideran que una parte de esos 162 millones a los que se ha comprometido la Junta deben servir para atender las necesidades de personal e infraestructuras sanitarias que padece la provincia de Ávila, así como para recuperar la actividad en los consultorios locales, con el fin de ofrecer a los ciudadanos, especialmente los del medio rural, un servicio tan esencial como el sistema público de salud, que por culpa de las políticas del PP y Cs ha sufrido un grave deterioro.

 

Igualmente, dichas ayudas tendrán que compensar los efectos que la pandemia ha tenido en los trabajadores autónomos que se han visto obligados a reducir su actividad o a cerrar sus negocios y en las actividades empresarias consideradas estratégicas en el desarrollo económico de nuestra provincia, como son las relacionadas con el comercio, el turismo y la hostelería.

 

Por otro lado, los procuradores socialistas han llamado la atención sobre la escasa sensibilidad demostrada por el PP y Cs con los colectivos más vulnerables a la crisis económica, social y sanitaria que atravesamos, como evidencia el hecho de que las cuentas de la Junta de Castilla y León arrojaron en 2019, un año electoral, un déficit de 433, mientras que el ejercicio económico de la Comunidad se ha cerrado en 2020 con un superávit de 24 millones.

 

La conclusión de estas cifras, han explicado, es que en 2019 el PP gastó para contentar a muchos sectores ante las elecciones y en 2020 PP y C’s han hecho caja usando la pandemia y los fondos del Estado, recordando al respecto que el Gobierno de España ha entregado a Castilla y León 843 millones de euros en Fondos Covid.