Los procuradores del PSOE apoyan las protestas surgidas por establecerse un único punto de vacunación masiva
Cyl dots mini

Los procuradores del PSOE apoyan las protestas surgidas por establecerse un único punto de vacunación masiva

Vacuna.

En su opinión, las dificultades que los desplazamientos causan hacen necesario que la Junta se replantee el programa de vacunación masiva y realice éste en coordinación con Atención Primaria.

Los procuradores del PSOE de Ávila en las Cortes autonómicas, Miguel Hernández y Soraya Blázquez, se han hecho eco de las quejas y del malestar existente en diversas comarcas de la provincia, especialmente las más alejadas de la capital, ante el anuncio del plan de vacunación masiva previsto en el Hospital Provincial, y se preguntan si realmente la Consejería de Sanidad ha tenido en cuenta las singularidades de los territorios a la hora de programar dicho plan.

 

En este sentido han recordado que hay zonas que, por motivos de orografía y de falta de transporte público, presentan serias dificultades en relación con los desplazamientos de la población, por lo que establecer un único punto de vacunación masiva podría resultar insuficiente y aconsejaría ampliar dichos puntos en coordinación con la Gerencia de Atención Primaria.

 

Ambos coinciden en admitir que se trata de una situación excepcional que requiere medidas extraordinarias pero subrayan que "no es lógico que no se haya decidido optimizar los recursos disponibles en los centros de salud y que las incomodidades que dichas medidas producen recaigan siempre sobre los mismos: los habitantes del medio rural".

 

Así, el hecho de tener que acudir desde los municipios a la capital para vacunarse en el Hospital Provincial supone alejar la prestación de servicios de los ciudadanos, en este caso el sanitario, en vez de acercarlos, que sería lo razonable en las circunstancias actuales y si de verdad la Junta de Castilla y León tiene interés en frenar la despoblación.

 

A su juicio, el plan de vacunación programado por el Gobierno regional motivará que los afectados viajen en desplazamientos particulares o en taxi, con distancias que pueden alcanzar los 200 kilómetros entre ida y vuelta, repercutiendo el gasto, de nuevo, en el bolsillo de los ciudadanos.

 

Transporte público

 

Además, muchos de los llamados a vacunarse no tienen oportunidad de recurrir al transporte público puesto que, dados los horarios y frecuencias de las líneas regulares de autobús, en función del momento de la vacunación, puede darse el caso de que se desplacen a la capital en el autobús de la mañana y después no pueden coger el de regreso a sus domicilios. De este modo, al final son los ciudadanos quienes tienen que buscarse los medios si quieren vacunarse, en vez de facilitárselos la administración.

 

Por ello, los procuradores piden a la Junta que se replantee su plan de vacunación masiva y éste se lleve a cabo a través de los centros de salud, cuyos profesionales no tendrán inconveniente, como han demostrado durante todos los meses de la pandemia, en facilitar las cosas a los usuarios del sistema público de sanidad.

 

A su juicio, en caso contrario, la Junta estará dando un paso más en lo que, en la práctica, supone el "progresivo desmantelamiento de la Atención Primaria, con las graves consecuencias que acarrea para la fijación de población en el medio rural debido a la pérdida de servicios esenciales".