Los políticos y trabajadores de la institución “están en conocimiento de todos los asuntos internos”

La Diputación de Ávila se defiende de las acusaciones vertidas desde el sindicato UGT-FSP afirmando que “la información que ofrece siempre está basada en hechos constatables y no en rumores o pareceres subjetivos, pensando en proteger la intimidad de los trabajadores”. Desde la institución, a su vez, manifiestan que “llama poderosamente la atención, la curiosidad sesgada del funcionamiento de esta casa, que ha sido vapuleada en la red y comentada por todos”

La Institución provincial ha querido salir al paso del comunicado de prensa difundido por UGT- FSP, en el que se utilizan términos subjetivos y poco rigurosos que cuestionan las decisiones de la Junta de Gobierno en cuanto al funcionamiento interno de la Casa y su seguridad en los equipos informáticos.

 

Aunque el comunicado difundido por UGT-FST reconoce el escrito dirigido al presidente, éste no recoge, la negativa de esta formación sindical a reunirse personalmente en la Diputación para que se le pudiera dar cuenta, cara a cara y por escrito, de las preguntas realizadas. Todo, dentro de una exquisita cortesía institucional de la Diputación con el sindicato de trabajadores de los Servicios Públicos, UGT-FST, cuyo escrito fue registrado el viernes, 22 de febrero, a las 14,54 02 horas, y a día de hoy, ya estaba contestado.

 

 La Diputación provincial subraya que ha mantenido informados a todos los trabajadores de las directrices llevadas a cabo con respecto a los protocolos de seguridad informática. La fuente de Información, mediante comunicación interna, es clara y precisa. Para ello se ha enviado a cada uno de los trabajadores carta del presidente que a su vez, se ha colgado en la intranet. Además, los trabajadores de la Institución provincial han recibido un boletín informativo del sindicato CC.OO, también mediante sus equipos informáticos.

 

Bien es cierto, que la Diputación de Ávila ha comenzado a implementar unos protocolos de seguridad informática que se ajustan a la normativa europea y con los máximos controles de confidencialidad en el uso de la información, del puesto de trabajo y del funcionario responsable. Las normas de funcionamiento interno de una Institución pública que deben estar en concordancia con la normativa exigida. Todo ello sin vulnerar el derecho de los trabajadores y respeto absoluto a la Ley de Protección de Datos y evitar responsabilidad subsidiaria de la Institución por el uso inadecuado de los mismos.

Noticias relacionadas