Los perros, los mejores aliados para promover el desarrollo personal de los miembros de FAEMA

Imagen de una de las sesiones del proyecto "Un paseo que deja HUELLA"

A primeros de abril ha comenzado la V edición del proyecto "Un paseo que deja HUELLA", en el que un grupo de personas con discapacidad por enfermedad mental de FAEMA mejoran su calidad de vida y la integración social gracias a la interacción con perros. Un actividad que se realiza con la colaboración de la Protectora Huellas.

Este proyecto pretende dar la posibilidad a 16 personas con discapacidad por enfermedad mental, de interaccionar con animales para mejorar así su proceso de rehabilitación psicosocial a través del fomento del ejercicio físico, de la mejora del estado de ánimo, de la estimulación mental y de la asunción de responsabilidades.

 

Las visitas se realizan en grupos de 8 personas, acompañados por un técnico de la asociación, todos los lunes de mes  hasta el mes de junio, ambos incluidos.

 

A la vez que realizan una labor social como voluntarios con los animales que en su día fueron abandonados, ellos se benefician de una actividad que les aporta compromiso, respeto, responsabilidad, mayor autoestima y mejora en la expresión de los sentimientos ya que, cada vez que acuden, pasean al mismo perro para poder crear así un vínculo beneficioso para ambos. Después del paseo se los cepilla, actividad que resulta muy relajante tanto para el perro como para la persona.

 

Imagen de una de las sesiones del proyecto "Un paseo que deja HUELLA"