Los ópticos recomiendan una completa revisión ocular a los niños abulenses por la "vuelta al cole"

Un adolescente manejando un ordenador.

El Colegio de Ópticos-Optometristas de Castilla y León afirma que "en varios casos, las malas notas no son consecuencia de falta de interés, sino de algún defecto visual que impide seguir el ritmo de las clases".

En una semana llegarán a las aulas los alumnos de Infantil y Primaria de Ávila, y a lo largo del mes se irá incorporando a los centros educativos el resto de los 23.000 estudiantes de enseñanzas no universitarias del régimen general que se prevén en la provincia. Una "vuelta al cole" que implica la puesta al día en muchos aspectos, entre ellos, y muchas veces olvidada, la salud visual, fundamental para afrontar los estudios con éxito.

 

De hecho, como recuerda el Colegio de Ópticos-Optometristas de Castilla y León (COOCYL), "son muy elevados los porcentajes de niños que no se han realizado ninguna revisión visual si previamente no se ha detectado en ellos alguna anomalía, a pesar de que muchas veces los problemas visuales son desconocidos y no se asocian a un mal desarrollo en la lecto-escritura o en su comprensión"

 

“Se deben minimizar o evitar los efectos adversos del ojo y de los problemas visuales en los niños a través de una temprana identificación, educación, tratamiento y prevención. Es vital Informar y educar a los pacientes, padres y educadores sobre la necesidad de los exámenes oculares y visuales en los niños y su frecuencia, explica la decana de COOCYL, Inmaculada Aparicio.

 

“Una detección tardía de problemas como la ambliopía u otros desórdenes visuales pueden conllevar grandes deficiencias en el desarrollo del menor, según Aparicio.

 

En este sentido, es muy recomendable realizar una revisión cuando empieza la etapa escolar, “y no solo se debe pensar en miopía, hipermetropía o astigmatismo, sino también en desórdenes acomodativos o binoculares”, añade la decana.

 

“En muchos casos, las malas notas o el desinterés de los más pequeños no son consecuencia de su apatía, sino de algún defecto visual que les impide seguir el ritmo de sus clases, atender la pizarra, leer con rapidez y tener capacidad de comprensión o estudiar cómodamente, asegura, por su parte, la secretaria general del Colegio, Ana Belén Cisneros.

 

Y es que la realidad es que los niños “no suelen ser conscientes de sus limitaciones visuales y, por lo tanto, no se quejan; ahí radica la importancia de realizar una revisión ocular al menos una vez al año.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: