Los nueve últimos vecinos de un pequeño pueblo inician una campaña para restaurar su retablo

Iglesia de Quintanilla de Riofresno

Los últimos vecinos que quedan en Quintanilla de Riofresno están en la cuenta atrás de una campaña de micromecenazgo que iniciaron para recaudar 15.000 euros. 

Los nueve últimos habitantes de Quintanilla de Riofresno han emprendido una campaña para recaudar los 15.000 euros que precisan para acometer la restauración del retablo de la iglesia parroquial, una "joya del 1575 que cumple 444 años".

 

Ante tal empresa, los vecinos tocaron a la puerta hace unos meses de Hispania Nostra (www.hispanianostra.org) para que les ayudase a lanzar la campaña de micromecenazgo con el objetivo devolver el esplendor a la obra maestra que alberga su iglesia parroquial.

 

Cerca de un centenar de mecenas ya ha puesto su granito de arena, pero sólo les quedan 33 días para reunir el dinero restante--el proyecto es a 40 días vista--, precisa Hispania Nostra que precisa que la obra a restaurar se trata de una joya renacentista de 1575 del arquitecto y escultor Juan de Esparza y cuyo estado de conservación es irregular.

 

Desde el punto de vista estructural no hay desajustes importantes, pero en lo referente a otros aspectos como el estado del soporte, la capa de preparación, la policromía y la capa de protección sí aparecen zonas con importantes deterioros o pérdidas, y todo ello debido a que 
la obra ha estado expuesta a múltiples agentes de deterioro.

 

Los principales daños son consecuencia del natural envejecimiento de los materiales, la acumulación de suciedad y polvo, que han dado origen a una degradación progresiva y que deben minimizarse antes de que los daños sufridos sean de mayor magnitud.