Los jubilados de UGT critican el mal uso de las pensiones por parte del Gobierno

Archivo.

No entienden qué quiere decir el Gobierno cuando afirma que no va a dar marcha atrás en su reforma de pensiones que consiste en modificaciones "ilegítimas y recortes innecesarios y por lo tanto sustituibles". 

Aseguran los pensionistas de UGT de Ávila que el sistema de pensiones no es propiedad del gobierno, "como tampoco es propiedad del PP, ni de ningún partido político ni de los sindicatos. El sistema público de pensiones es patrimonio de todos, de toda la sociedad española, por lo que durante toda nuestra vida laboral realizamos las aportaciones correspondientes". 

 

Además, recuerdan que el principio que dio lugar al Pacto de Toledo fue consensuado y fruto de una negociación, por lo tanto,  "sus reformas han de ser adoptadas por acuerdos de la mayoría de las fuerzas políticas y sociales". En este sentido, recalcan que se debe mantener un modelo sostenible, ya que los pensionistas presentes y los millones que lo serán en las próximas décadas "sufrirán una caída sostenida y acumulada de su poder adquisitivo. Serán más pobres a medida que sean más ancianos. Su pensión puede reducirse solo por este mecanismo un 20% o más cada diez años. En veinte o veinticinco años de esperanza de vida, cada pensión se reducirá entre un 40% y un 50%. La caída en su nivel de vida será insoportable. La inmensa mayoría de los pensionistas vivirán sus últimos años en la miseria"

 

Por esos motivos entienden los pensionistas de UGT que "es una reforma innecesaria y debe sustituirse por otra acordada y consensuada por los representantes políticos y sociales que respete al consolidación y la no pérdida de poder adquisitivo de los pensionistas del presente y del futuro"