Los interinos de Secundaria se preparan para un cambio sustancial en las listas una vez descartadas las oposiciones

Educación hará una nueva baremación para actualizar la lista de interinos de Secundaria. Se celebrará en las próximas semanas de cara al comienzo del próximo curso una vez que no se van a celebrar las oposiciones. Puede cambiar de manera importante el orden de la lista por la que se llama a profesores.

Los miles de integrantes de las listas de sustituciones para Secundaria van a ser convocados próximamente para un proceso de baremación, que desembocará en unas nuevas listas para cubrir plazas temporales y sustituciones a partir del próximo curso y mientras llegan las esperadas oposiciones. La Junta ya tiene claro que no se van a convocar este año 2017 porque no hay tiempo para hacerlo y por la inseguridad jurídica; todo tiene que ver con la falta de presupuestos nacionales y, de manera más concreta, por la cláusula de la tasa de reposición.

 

El Gobierno tiene prorrogados los presupuestos de 2016, pero el artículo que determina la tasa de reposición para cubrir las bajas por jubilación en la administración pública no se puede prorrogar, así que mientras no haya nuevos presupuestos no se renovará. Sin tasa de reposición, no es posible saber si se pueden sustituir el 100 o el 50% de las vacantes por jubilación, y las comunidades no se arriesgan. Así que las oposiciones quedarán para 2018, cuando se acumularán las 800 plazas de este año con otras tantas del que viene.

 

Así que, en Castilla y León, toca mantener la actual situación con miles de profesores de Secundaria apuntados a las listas para cubrir vacantes. Pero tal y como se acordó con los sindicatos a finales de 2016, de no haber oposiciones se llevaría a cabo un proceso de rebaremación. Esto sirve para establecer la lista de preferencia a la hora de que Educación llame a candidatos para cubrir vacantes, sustituciones y bajas; cada inicio de curso, miles de profesores son llamadas para ejercer durante el curso en alguna de las plazas necesarias y que están sin cubrir por las limitaciones de los últimos años.

 

El proceso es necesario para que los candidatos puedan acreditar nueva experiencia docente o titulaciones, que forman la puntuación con la que se hace la lista. Así, y como no se ha hecho ninguna desde que en 2015 hubo oposiciones a Secundaria, ahora los candidatos podrán incorporar la docencia de estos últimos cursos, y también se dará pie a la entrada de recién titulados; para ello, antes de mitad de año se abrirá un proceso para acreditar nueva puntuación. El proceso puede cambiar de manera sustancial la lista de prevalencia porque, además, está abierto a candidatos de todas las comunidades.