Los hosteleros abulenses piden limitaciones mínimas de aforo y eliminar la incertidumbre actual
Cyl dots mini

Los hosteleros abulenses piden limitaciones mínimas de aforo y eliminar la incertidumbre actual

Los hosteleros abulenses han vuelto a manifestarse este martes.

Han vuelto a manifestarse frente a la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León en Ávila.

Como cada martes desde hace semanas, los hosteleros abulenses han acudido a la llamada de la Federación de Hostelería Abulense, que ha vuelto a manifestrase frente a la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León en Ávila para pedir al Gobierno regional un cambio de políticas para un sector al que están dejando en la "ruina".

 

Los profesionales abulenses han pedido al Gobierno autonómico una limitación "mínima de aforo", además de solidarizarse con los hosteleros de Las Navas del Marqués, Arenas de San Pedro y Arévalo, localidades de la provincia abulense en las que está cerrado el interior de los establecimientos.

 

Además, el presidente de la Federación de Hostelería Abulense, Fernando Alfayate, ha denunciado que, a doce días del fin del estado de alarma, "no sabemos ninguna norma de las que nos van a imponer las autoridades".

 

Manifiesto

 

Por último, los representantes de los hosteleros abulenses, quienes han hecho hincapié en que "llegarán antes los cierres que las ansiadas vacunas", han leído el siguiente manifiesto

 

"Siempre nos referimos a las medias tintas de forma poco creíble, por decirlo de alguna forma. Por este motivo queremos dejar bien claras algunas diferencias.

 

Entre abierto y cerrado solo existe una diferencia. Y, desde luego, no es la que nos quieren hacer creer. Durante este largo año ya de pandemia, estar abiertos es funcionar al 100% de nuestras posibilidades, no es un hoy al 30 y mañana al 50. Y mucho menos es hasta tal hora como cual adolescente trata de rascar una hora mas a la de llegar a casa. Todas estas restricciones solo son formas de no verse obligado a compensar un daño sufrido por un sector que se desangra a borbotones por la falta de medidas objetivas, que tras más de un año siguen sin resolver aquellos que las implantan, con su nómina completa a fin de mes. Incompetentes para el sector privado, que levantan sus brazos triunfales cuando les sonríen las urnas en lo público. Aquellos que no tienen ni que opositar para llegar hasta su cómodo asiento deciden sin responsabilidad judicial el destino de todos.

 

Libertad o condena es a lo que se enfrenta un reo en un juicio: los juzgados de este último año no tenemos que buscarlos, ya se encargaron de señalarlos nuestros sillones aforados. Y el alegato final de la acusación siempre es el mismo: cerramos la hostelería y continuamos criminalizando al sector tratando de manipular la opinión pública. Lástima que este tiro les haya salido por la culata, ya que la opinión pública dictó sentencia antes que ustedes, proponiendo a la hostelería como libre de cargos.

 

Economía y ruina irán de la mano durante un largo periodo de nuestras vidas o de la de nuestros descendientes. Y perdonad por la expresión, pero vaya mierda de país que le vamos a dejar a Jordi Hurtado.

 

Salud y muerte también conviven a medias tintas. Unos ponderan la salud como forma de vida. Sin mirar que algún día les llegará el tío de la guadaña sin avisar mientras dejan familias enteras al borde de una muerte segura. Porque llevar a alguien a deshacerse de su forma de vida es invitarle a morir en sus principios. Lo único que es seguro y que no tiene medias tintas es que la hostelería sobrevivirá a esta y otras pandemias, que en diferentes formas llegarán. Porque este ENTE es más fuerte que cualquiera de nosotros, y siempre llevará el pasado, y el presente, a su glorioso futuro.

 

¡VIVA LA HOSTELERÍA Y SUS HOSTELEROS!"

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: