Los enfermeros reclaman una subida salarial que compense lo recortado en los últimos años

SATSE asegura haber perdido un 30 por ciento de poder adquisitivo y reclaman a la administración un compromiso claro y concreto de aumento salarial en la actual legislatura.

El Sindicato de Enfermería, SATSE, ha demandado al Gobierno que acuerde con los agentes sociales un calendario claramente definido de subida salarial para los empleados públicos acorde con la mejora de la economía española que afirma que se está produciendo, y que permita recuperar a corto plazo la pérdida de poder adquisitivo sufrido en los últimos años.

 

Una vez constituido el nuevo Gobierno, la organización sindical considera absolutamente prioritario que se acuerde un compromiso claro de subida salarial que compense el sacrificio económico hecho por los empleados públicos en los años de crisis. Al respecto, recuerda que la pérdida real de poder adquisitivo está en torno al 30 por ciento.

 

SATSE cree necesario acordar con la administración un calendario de subida salarial en lugar de lanzar propuestas de aumentos porcentuales poco realistas y que dan la impresión que sólo buscan el titular de prensa. “Reclamamos un compromiso claro que se materialice en un acuerdo con luz y taquígrafos que obligue, sí o sí, al Gobierno, y lo queremos cuanto antes”, apuntan desde el Sindicato.

 

De manera paralela al llamamiento realizado al Gobierno central, el sindicato enfermero ha reclamado también a todos los partidos políticos con representación en el Congreso de los Diputados y el Senado que presenten nuevas iniciativas que insten a la administración a realizar la subida salarial necesaria, y otras que permitan la recuperación de los derechos laborales y económicos que los profesionales enfermeros han perdido por los recortes en los años de crisis.

 

Entre otras iniciativas, SATSE considera prioritaria la vuelta a la jornada laboral de 35 horas semanales, la promoción de nuevas ofertas de empleo público para evitar la alta temporalidad y precariedad actual, la eliminación de las tasas de reposición y la restitución de la retribución integra de las pagas extra que se percibían antes de la crisis sin merma alguna.