Los empresarios abulenses de gasolineras solicitan ayudas tras desplomarse las ventas en un 85%

Gasolinera.

Continúan las consecuancias económicas tras seis semanas en Estado de Alarma.

La Asociación Provincial de Estaciones de Servicio de Ávila ha pedido ayudas económicas a las Administraciones ante los "daños" ocasionados por la crisis sanitaria con caída de ventas entre el 80 y el 85 por ciento.

 

En un comunicado han expresado la necesidad de "afrontar las pérdidas económicas durante y después del estado de alarma" con la "eliminación o reducción del pago de tasas e impuestos locales", porque "los empresarios no pueden soportar determinados tributos sin actividad económica ni acumular costes fijos cuando no hay ingresos".

 

También piden "medidas de compensación por el decrecimiento de las ventas", ya que "el margen de beneficio de la venta de carburante es uno de los más bajos del mercado, dado que "el precio viene prácticamente dado a través de los impuestos, quedando a disposición de la distribución un minúsculo margen".

 

Además cuentan con "fuertes inversiones en inmovilizado, como medidas de seguridad obligatoria, y cuando pertenecen a las petroleras el altísimo canon que han de pagar a éstas".

 

La reducción del consumo de combustible ha sido tan alto que "no es rentable mantener abiertas la gasolineras, continuar con el servicio", ya que "no hay ningún sector que pueda mantener abierto con una reducción de ese calibre".