"Los atentados de ETA dejaron en mi una marca horrible"

Entrevistamos a quien ha ocupado la subdelegaciĂłn del Gobierno durante dos legislaturas

Hoy se cumple un mes exacto del relevo en la Subdelegación del Gobierno en Ávila. DespuÊs de verle durante toda mi carrera periodística como subdelegado del Gobierno no me acostumbro a ver a Cesar Martín Montero sin el traje, pero es verdad que parece mås relajado, sino fuera porque tiene un ojo en la entrevista y otro en el coche mal aparcado. Hemos escogido el patio de Los Velada, precioso, para charlar sobre sus ocho aùos como representante del Gobierno en Ávila.

Tribunaavila.com: Bueno, Âżha cambiado ya el chip?

Cesar MartĂ­n: Ya hemos cambiado el chip, se cambia cuando uno se traslada de un lugar a otro. Yo tuve por medio el viaje a Sevilla. Fui el dĂ­a 1 a la direcciĂłn provincial de EducaciĂłn y el 2 me fui a Sevilla al congreso, asi que no tuve tiempo ni a cambiar el chip. El lunes y el martes tuve una faringitis terrible y me tuve que quedar en la cama dos dĂ­as. Ya estaba uno mentalizado porque hemos tenido mucho tiempo, dos meses y pico, y yo ya esperaba que a primeros de enero estarĂ­a en mi puesto de trabajo.

T.A. ÂżQuĂŠ hace ahora?

C.M. Hemos vuelto a lo que ĂŠramos, inspector de EducaciĂłn y estoy aun aterrizando porque despuĂŠs de casi ocho aĂąos han cambiado cosas, modos de hacer... estamos en la era de las Nuevas TecnologĂ­as y ese es el mayor cambio que he notado.

T.A. ÂżEstĂĄ siendo complicada la 'reinserciĂłn'?

C.M. La cuestiĂłn de las Nuevas TecnologĂ­as es lo que mĂĄs me cuesta, pero ya te lo dan todo casi hecho y el trabajo que voy a desarrollar es el mismo que estaba haciendo antes.

T.A. ÂżCual ha sido el mayor cambio?

C.M. Lo que mĂĄs se nota es el telĂŠfono, ahora recibo muchas menos llamadas y de gente mĂĄs cercana, familia, amigos... Lo que te falta son llamadas institucionales, lo que eran los cuerpos de seguridad, policĂ­a, guardia civil, delegaciĂłn de gobierno y todo lo que habĂ­a alrededor, una agenda mĂĄs cargada de actos institucionales y de todo tipo.

TA. ÂżLo echa de menos?

C.M. No, es muy pronto para echarlo de menos. Ahora lo que quieres es un poco de tranquilidad, estoy agusto. A lo mejor algĂşn dĂ­a dices, ÂĄparece que me llaman muy poco!

T.A. ÂżLa familia que le dice?

C.M. Con la familia me relaciono igual, pero ahora tienes mĂĄs tiempo para dedicarles que antes, estĂĄs mĂĄs en casa aunque sĂłlo sea descansando, pero yo siempre he intentado atender a la familia.

T.A. ÂżAparcarĂĄ la polĂ­tica definitivamente?

C.M. Es muy dificil contestar a esa pregunta. Ahora estamos en una etapa congresual. Terminamos el congreso federal, dentro de poco viene el congreso autonĂłmico... Yo he estado en Sevilla, lo que quiere decir que no lo he dejado mucho, estoy dentro de la estructura del partido y a lo que a cada momento vaya pidiendo el partido. Ni lo dejo ni tampoco voy a estar en primera lĂ­nea, es lo que vaya dando el tiempo.

T.A. ÂżPero tiene ganas de guerra?

C.M. Yo guerras no he querido nunca ni las quiero. Si hay consenso hacia una persona pues con esa persona estamos, y si no hay consenso pues habrĂĄ que buscarlo, pero nada mĂĄs. Estoy como siempre he estado.

T.A. Nos ha llamado siempre la atenciĂłn su carĂĄcter conciliador...

C.M. Solo una vez nos pusimos en guerra, así, entre comillas, en el partido socialista en Ávila y desde luego yo siempre dije que aquello no lo volvía a vivir, no estamos para eso. Si resulta que todos estamos en un partido porque tenemos una ideología determinada y nos tenemos que estar 'zumbando la badana' unos a otros por un 'quítame allå esas pajas', pues para eso no estamos. Siempre he sido conciliador porque no me gustan las peleas. El consenso, el diålogo, es lo mejor que tenemos los humanos y lo que nos diferencia de todos los humanos.

T.A. HĂĄgame un resumen de estos ocho aĂąos

C.M. Ha sido una etapa muy fructífera para mi pero tambiÊn para los ciudadanos. Han sido unas cifras fantåsticas las que ha tenido Ávila en estos ocho aùos, un cien por cien mås de lo que los ocho aùos anteriores había hecho el Partido Popular. Es verdad que hay algunas cosas que no se han conseguido y que hay que seguir luchando por ellas y que yo creo que los ciudadanos se las merecen como puede ser el ferrocarril, el trocito de autovía que nos falta por este lado y continuar por la A-40, pero son cosas que hemos puesto nosotros encima de la mesa y si hoy en día estån en valor es porque nosotros las pusimos ahi. Si te atienes tanto a infraestructuras como a cualquier otro ministerio, a Ávila en estos ocho aùos se le ha dado un impulso muy considerable. Ahora estamos cerca del Palacio de Los Águila, en el que hubo un problema jurídico coyuntural, pero que realmente nunca estuvo en la cuerda floja, siempre ha habido dinero suficiente para hacer la obra y continuarla. No creo que pase de este aùo el que se acabe y eso no es cuestión de los que han venido, sino que estaba ya hecho.

T.A. ÂżCon quĂŠ recuerdo se quedarĂ­a?

C.M. Con el cĂłmo los ciudadanos han percibido mi labor, la cercanĂ­a que he tenido a ellos y que realmente la he notado. Los ciudadanos son sensibles a las personas que estan cercanas a ellos, me quedo con el calor de la gente y con el trabajo que han desarrollado los que han estado alrededor de mi, los funcionarios de la subdelegaciĂłn que vamos, chapĂł por el trabajo que desarrollan.

T.A. ÂżY cual es el peor recuerdo?

C.M. Tuvimos la desgracia de tener dos atentados de ETA y dejaron una marca horrible dentro de mi. En un principio uno no se creía que eso pudiera ocurrir en Ávila, una ciudad tranquila y segura que parecía alejada de esto. La primera vez me sorprendió muchísimo y me dolió muchísimo. La segunda vez igual, pero la primera vez esto no había ocurrido nunca ni pensabas que pudiera ocurrir, y lo llevÊ mås interiorizado. Si me ves la cara... no me lo creía, le tuve que preguntar unas cuantas veces al comisario y fue como si me descompusiera, me puse pålido, no esperÊ a nada ni llamÊ a nadie y desde la subdelegación me fui directamente andando, fueron momentos terribles.

T.A. ÂżquĂŠ consejos le darĂ­a al nuevo subdelegado?

C.M. Ya estuvimos hablando, y me dijo que ĂŠl querĂ­a continuar en la misma lĂ­nea. ÂżConsejos? pues lo que le dejas, las lĂ­neas que tu has seguido, la memoria que tienes allĂ­ y que estĂĄs a su disposiciĂłn en todo momento. Dejas allĂ­ un equipo, empezando por el secretario y todos los funcionarios, que van a trabajar igual que conmigo, es lo bueno que tiene la AdministraciĂłn. Siempre hemos tenido una relaciĂłn cordial, porque los dos venimos de la educaciĂłn.

T.A. Por cierto que aunque ahora preocupe la economĂ­a, seguimos sin acuerdo en educaciĂłn

C.M. En EspaĂąa todavĂ­a no hemos conseguido tener una confluencia los dos grandes partidos para hacer un consenso completo acerca de la EducaciĂłn. El anterior ministro, el seĂąor Gabilondo lo intentĂł, pero sigue estando pendiente, desde la transiciĂłn, un pacto en EducaciĂłn en el que no porque llegue uno que piense contrario a mi tambiĂŠn tenga que cambiar la Ley OrgĂĄnica. Ha sido un tema mĂĄs de lucha que de consenso y deberĂ­a ser al revĂŠs porque el paĂ­s lo merece. TodavĂ­a existe un fracaso escolar elevado y deberĂ­amos remar todos en la misma direcciĂłn.

T.A. ÂżQuĂŠ tal ve al PSOE?

C.M. Las Ăşltimas elecciones, las municipales y las generales, no nos han ido nada bien, pero habrĂĄ que seguir y habrĂĄ que luchar. El 38 congreso nos va a poner sobre la pista de la recuperaciĂłn y lo que hay que hacer es trabajar, volver a llamar a la puerta de los ciudadanos, que nos escuchen y que sepan que tenemos propuestas que sirven, aunque nos haya pillado por medio una crisis que se ha llevado por delante a todo el mundo.

T.A. Con 17 mil parados en la provincia de Ávila, ¿quÊ le parece la reforma laboral?

C.M. Yo creo que es dura. Tengo la sensaciĂłn, y yo creo que la tenemos todos, de que siempre pagan los mismos, los mĂĄs desprotegidos, y con la reforma laboral vuelve a suceder lo mismo. Al final por una cuestiĂłn mĂĄs fiscal y financiera que de otro tipo, pues nos la cargamos los trabajadores. Eso es duro de admitir, y el problema fundamental de la reforma laboral. Hay que hincarle el diente a ello, pero de otra manera.

T.A. ÂżEs lo suficientemente dura como para que se estĂŠ hablando de huelga general?

Yo creo que si no se escucha a los sindicatos sĂ­ la puede haber, pero en ese caso lo que no puede hacer el Partido Popular es echarnos la culpa al Partido Socialista. Hay manifestaciones y jaleo estudiantil y echan la culpa al PSOE, eso estĂĄ equivocado totalmente. Una cosa es lo que yo piense de la reforma y otra que yo atizara por fuera para que unas personas se manifestaran y fueran violentas, eso no tiene sentido. DetrĂĄs de eso el PSOE nunca ha estado y nunca estarĂĄ.