Los 586 estudiantes abulenses llamados a realizar el PAU comienzan sus tres días de exámenes

Imagen de alumnos durante la celebración de la prueba en la Escuela Politécnica Superior de Ávila. / Foto: Antonio S. Sánchez

En la mañana de este lunes 15 de junio han dado comienzo en las tres sedes que tiene la Universidad de Salamanca en la provincia de Ávila -la Escuela Politécnica Superior de Ávila, el IES Juana de Pimentel de Arenas de San Pedro y el IES Eulogio Florentino Sanz, de Arévalo-. En la capital, como ya viene siendo habitual, la UCAV ha deseado suerte a los futuros universitarios con una orginal iniciativa.

En la provincia de Ávila este año han iniciado los exámenes un total de 586 estudiantes los que han sido convocados por la Universidad de Salamanca para la celebración de la Prueba de Acceso a la Universidad (PAU), antes conocida como Selectividad, que en esta convocatoria de junio se celebrarán desde hoy lunes y hasta el próximo miércoles 17.

 

Los estudiantes se han presentado desde las 09,00 horas de la mañana para la realización de las pruebas, como en años anteriores en la capital abulense en la Escuela Politécnica Superior de Ávila; y en la provincia en el IES Juana de Pimentel de Arenas de San Pedro y el IES Eulogio Florentino Sanz de Arévalo.

 

Este año, se han presentado a las pruebas un 46,9% del total de alumnos matriculados en centros educativos abulenses en el segundo curso de Bachillerato, lo que ha supuesto un descenso del 8,8% con respecto a la celebración de la prueba en el mes de junio del año pasado, cuando se presentaron un total de 643 alumnos.

 

LA UCAV, OTRO AÑO MÁS PRESENTE PARA DAR SU APOYO

 

Como viene siendo habitual en los últimos años, La Universidad Católica de Ávila (UCAV) ha deseado suerte a los alumnos de segundo curso de Bachillerato que hoy han comenzado sus exámenes de la PAU a través de una estrategia de marketing de calle. Con la campaña 'Con @UCAVILA el mundo en tus manos', la UCAV ha regalado a cada estudiante una bola del mundo antiestrés para desear suerte y con la que la pretende que liberen tensiones antes de los exámenes, todo ello acompañado de música, de personas ataviadas con máscaras, y hasta de unos zancudos.