Los 10 de la USAL: 10 personajes históricos que pasaron por sus aulas

Ochocientos años de vida dan para mucho. La Universidad de Salamanca alberga entre sus paredes, pasillos y libros miles de historias, miles de vivencias y miles de recuerdos y personajes que han pasado a los anales de la historia. Muchos han sido los acontecimientos relevantes que han sucedido en sus aulas y dependencias y también muchos los personajes que han estudiado o dado clases en el Estudio salmantino.

 

En diferentes siglos, en diferentes disciplinas, sus nombres han pasado a la historia vinculados al de la Universidad de Salamanca y todos ellos muy reconocibles para todos. Más o menos conocidos, han sido mucho las personas que han formado parte de la USAL. Éstos son algunos de los más relevantes.

 

10 personajes de la Universidad de Salamanca

 

1. Abraham Zacut

Abraham Ben Zacuto nació en Salamanca en 1452 y llegó a ser un matemático y astrónomo muy reconocido que tuvo que emigrar tras la expulsión de los judíos de España. Y es que Zacut provenía de una familia de origen francés que llegó a Castilla cuando los judíos fueron expulsados de Francia. Zacut ya creció en Salamanca y fue educado por su padre y por el rabino Isaac Aboab. Su nombre aparecerá por siempre ligado a la Universidad de Salamanca ya que estudió Astronomía en el Estudio salmantino, del que no llegó nunca a ser profesor, al contrario de lo que se ha afirmado en alguna ocasión, porque Derecho Canónico de la época no permitía que los judíos pudieran dar clases en las universidades. Zacut es autor de numerosas obras y tratados astronómicos como 'La Gran Composición', una serie de tablas astronómicas con posiciones diarias del Sol, la Luna y cinco planetas. Hoy en día la Universidad de Salamanca recuerda a Zacut dándole su nombre a la biblioteca del Campus de Ciencias.

 

2. Antonio de Nebrija

El nombre de Elio Antonio de Nebrija estará irremediablemente ligado al de la Universidad de Salamanca gracias a la publicación en 1492 de la primera Gramática castellana, una obra considerada fundamental para nuestro idioma. Elio Antonio de Nebrija nació en la localidad sevillana de Lebrija y cursó sus estudios en la Universidad de Salamanca. Posteriormente se trasladó hasta Italia para estudiar durante diez años en la Universidad de Bolonia. Tras su regreso a España y su paso por Andalucía, Nebrija regresó a Salamanca cuando consiguió el cargo de profesor de Gramática y Retórica en el Estudio salmantino. Además, jugó un papel fundamental para la llegada de la imprenta a Salamanca y se sospechá que llegó a dirigir la imprenta salmantina, aunque se desconoce si fue así o no, ya que por entonces los negocios eran incompatibles con los puestos académicos. De lo que sí hay certeza es de que la mayoría de los incunables publicados fueron suyos o de autores de su entorno.

 

3. Francisco de Vitoria

Impulsor de la denominada Escuela de Salamanca, Francisco de Vitoria fue catedrático de la Universidad de Salamanca, donde desarrolló sus ideas sobre derecho internacional y la economía moral. Nacido en Burgos, consiguió en 1526 la cátedra de teología en la USAL, donde introdujo la 'Summa theologiae' de Tomás de Aquino. Promovió la denominada Escuela de Salamanca junto a otros teológos, juristas y universitarios, muchos de ellos alumnos suyos, como Melchor Cano o Francisco Suárez. Francisco de Vitoria falleció en Salamanca en 1546 y aún hoy es un referente del pensamiento humanista de su época.

 

 

4. Adolfo Suárez

El que fuera figura clave en la Transición española también ha dejado su nombre ligado al de la Universidad de Salamanca. Y es que el presidente español entre 1976 y 1981 estudió Derecho por libre en el Estudio salmantino. Quienes le conocieron aseguran que nunca fue buen estudiante, sin embargo, tras licenciarse en Salamanca logró doctorarse en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid. Suárez falleció en 2014 tras una enfermedad neurológica.

 

5. Miguel de Unamuno

La vinculación de Unamuno con la Universidad de Salamanca es reconocida por la gran mayoría. El escritor, catedrático de Griego del Estudio salmantino, llegó a ser nombrado rector hasta en tres ocasiones. La primera de ellas tuvo lugar en 1900, cuando cesó por jubilación el entonces rector Esperabé, cargo en el que se mantuvo hasta 1914 cuando fue cesado repentinamente por el ministro de instrucción pública. En 1921 volvió a ocupar un cargo en la universidad, esta vez como vicerrector, aunque fue destituido por Primo de Rivera en 1924 por sus ataques al dictador, que, además, lo desterró. Aunque fue indultado posteriormente, no regresó a Salamanca hasta 1930 y un año después, fue él mismo quien proclamó la república en Salamanca. Tras esto fue repuesto en el cargo de rector de la Universidad de Salamanca  en 1931, en el que permaneció hasta su jubilación. No obstante, fue nombrado Rector vitalicio, cargo que ocupó hasta que fue destituido por Franco en octubre de 1936.

 

6. Diego de Torres Villarroel

Escritor, matemático, sacerdote y catedrático de la Universidad de Salamanca, Diego de Torres Villarroel nació en Salamanca y era hijo de un librero de la ciudad, lo que le convirtió en un ávido lector en la tienda de su padre. Estudió latín, se aficionó a las matemáticas y a la astrología y, durante unos años, como él mismo cuenta, llevó una vida gamberra en Portugal donde fue, entre otras cosas ermitaño, bailarín, alquimista, soldado, torero, curandero, astrólogo o adivino. A su regreso a España se fue a Madrid y estudió Medicina. Cuando descubrió que la cátedra de Matemáticas en la Universidad de Salamanca estaba libre, decidió presentarse y consiguió el nombramiento de catedrático. Durante unos años se dedicó a su trabajo en la Universidad y a la escritura, pero en 1745 una depresión le hizo abandonar su trabajo. En 1750 pidió la jubilación de su cátedra y en 1754 se ordenó presbítero. Murió en 1770 en el palacio de Monterrey.

 

7. Luis de Góngora

Este poeta y dramaturgo del Siglo de Oro español fue uno de los destacados estudiantes que han pasado por las aulas del Estudio salmantino. Nacido en Córdoba en 1561, estudió en la Universidad de Salamanca, donde ya destacó por su facilidad para la poesía. A partir de ahí, Góngora fue canónigo y se dedicó a escribir sonetos, romances y textos satíricos. Falleció en 1627.

 

 

8. Calderón de la Barca

Otro de los insignes estudiantes de la Universidad de Salamanca que ha pasado a la historia por ser uno de los referentes dramaturgos del Siglo de Oro. Nació en Madrid y su padre decidió que fuese él quien ocupase la capellanía de San José en la parroquia de San Salvador, tal y como había establecido su abuela para el hijo mayor de la familia que fuese sacerdote. Ingresó en el Colegio Imperial de los jesuitas madrileños, donde estudió latín, griego, gramática y teología, y en 1615 se trasladó hasta Salamanca para estudiar en su universidad, donde se graduó en derecho canónico y civil, aunque no llegó a ordenarse sacerdote. Se dedicó a la carrera militar y comenzó a escribir sus primeras comedias, que le valieron para ganarse el aprecio de Felipe IV y del público. En 1680, con motivo del Carnaval, compuso su última comedia y falleció un año después dejando a medias los autos sacramentales que le había encargado para ese año.

 

9. Fray Luis de León

Luis de León es uno de esos nombres que irremediablemente están ligados al de la Universidad de Salamanca en el imaginaria colectivo. Su estatua en el Patio de Escuelas y el aula del Edificio Histórico que lleva su nombre son claros ejemplos de ello. Este poeta, humanista y fraile agustino nació en Belmonte, Cuenca, pero con apenas llegó a Salamanca para ingresar en la Orden de los Agustinos. Estudió filosofía y teología y logró los grados de licenciado y maestro en Teología por la Universidad de Salamanca para después luchar y conseguir cátedras. Formó parte de la primera Escuela de Salamanca junto a otros célebres nombres como Francisco de Salinas. Sus éxitos académicos despertaron el celo de otras órdenes religiosas y acabó en la cárcel por traducir sin permiso la Biblia a lengua vulgar. A su salida y su regreso a las aulas cuatro años después pronunció la famosa frase 'Decíamos ayer...'. En 1591 fue elegido provincial de Castilla de la Orden de San Agustín y trasladado a Madrigal de las Altas Torres, donde falleció tan sólo nueve días después.

 

10. Francisco de Salinas

Otro de los más famosos estudiantes y catedráticos del Estudio salmantino. Nació en Burgos pero se trasladó a Salamanca a estudiar humanidades, canto y órgano en su Universidad. Posteriormente vivió durante más de dos décadas en Roma pero regresó a España en 1561 y consiguió su cátedra en la Universidad de Salamanca, donde conoció a otros ilustres personajes de la época como Fray Luis de León. Falleció en la capital salmantina en 1590.

 

 

Comentarios

Julia 26/11/2018 09:53 #3
Sorprendente y casi un poquito vergonzoso, nada, un pequeño detalle, NI UNA SOLA MUJER, por ejemplo: Beatriz Galindo por cuya u inteligencia y afición a las letras, sus padres la eligieron entre las hijas del matrimonio para destinarla al claustro, y decidieron que tomase clases de gramática en una de las academias de la Universidad de Salamanca. Mostró grandes dotes para el latín: a los quince años de edad, no sólo leía y traducía bien los textos clásicos, sino que también era capaz de hablar y escribir en esta lengua con gran corrección y fluidez. Su fama se extendió primero por Salamanca y después por todo el reino y empezó a ser conocida como la Latina. También dominaba el griego, y gustaba especialmente de Aristóteles. María de Maeztu, que consiguió matricularse como alumna no oficial de la USAL y se le considera la primera mujer inscrita en la facultad de Filosofía y Letras de Salamanca. Teresa Iglesias, que fue la primera mujer en entrar en la facultad de Medicina y que consiguió licenciarse en 1914, o María Luisa González, primera mujer universitaria que consiguió por oposición una beca para estudiar en Salamanca. Y tantas más...
Guillermo Salinas Talavera 23/11/2018 22:22 #2
Que privilegio, grandes personajes de la literatura universal, grandes intelectuales, que seguimos valorando sus obras.
Miguel Reyno 23/11/2018 09:29 #1
Enhorabuena, listos. Fernando de Rojas, autor de La Celestina, se ve que estudió en Mataporquera.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: