Lola Herrera desata la polémica tras abandonar el escenario en plena función

Lola Herrera en 'Cinco horas con Mario'

Después de un tiempo insistiendo, la veterana actriz no pudo más y decidió abandonar el escenario mostrando así su enfado en el Teatro de las Esquinas de Zaragoza.

Lola Herrera se encuentra inmersa en la gira Cinco horas con Mario, donde ha parado en Zaragoza. Precisamente ha sido ahí donde ha vivido una de sus actuaciones más complicada, la cual ha desencadenado la polémica.

 

Llevaba media hora de representación cuando el teléfono de alguien del público comenzó a sonar, tal y como informaban desde El Heraldo de Aragón.

 

Después de un tiempo insistiendo, la veterana actriz no pudo más y decidió abandonar el escenario mostrando así su enfado en el Teatro de las Esquinas de Zaragoza.

 

Después de que la señora a la que pertenecía el teléfono móvil abandonó la sala, enfadada por el reproche del resto de espectadores cercanos, Lola volvió a la escena entre los aplausos del público que tenían en cuenta la dificultad de retomar la obra en el mismo punto, demostrando ser una de las actrices más consagradas de nuestro país.

 

La decisión de la actriz ha desatado la polémica convirtiéndose en trending topic, porque aunque son muchos los que han aplaudido que se plante ante esta terrible falta de respeto, cada vez más habitual en los espectáculos, otros muchos aseguran que como una buena profesional tenía que haber seguido adelante con su trabajo y que el resto de asistentes no tenían la culpa.

Comentarios

A.López 04/02/2020 22:35 #1
Esta maravillosa gran dama del teatro también tuvo que aguantar en Ávila, hace menos de dos meses, la interrupción de la obra cuando una parte del público tuvo a bien quejarse de la acústica del Lienzo Norte, mala desde siempre. Los afectados, en vez de reclamar a los responsables de la deficiencia, prefirieron cortar la representación con sus protestas, haciendo gala de una falta de sensibilidad y de respeto hacia el trabajo de la actriz. Ella tuvo que explicar a los espectadores qué estaba pasando en el escenario, qué tono era el adecuado a ese texto y cómo era algo diferente a una pieza de feria. Y después, continuó como si nada. ¡Qué gran lección y qué vergüenza!

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: